Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

León sufrió el pasado año un incendio similar al del vertedero de neumáticos de Seseña, que tardó 22 días en extinguirse

El incendio que afecta desde la madrugada de este viernes el vertedero de neumáticos que se encuentra entre Valdemoro (Madrid) y Seseña (Toledo) tuvo un antecedente el verano pasado en la provincia de León, concretamente en el municipio de Ardoncino, en una planta de reciclaje de neumáticos de la empresa RMD.
En este caso, el fuego se inició el 20 de julio de 2015 y hubo grandes dificultades para lograr su completa extinción, que se prolongó durante semanas. Así, los neumáticos ardieron durante un total de 22 días hasta que las llamas pudieron ser extinguidas.
Durante gran parte de esos días en los que se prolongó el incendio, las llamas emitieron a la atmósfera una nube tóxica de intenso humo negro, que llegó incluso a recluir a los vecinos de los municipios de los alrededores dentro de sus domicilios.
Según Ecologistas en Acción, se quemaron al menos 12.000 toneladas de neumáticos usados que emitieron a la atmósfera, suelo y agua, toneladas de peligrosos contaminantes, como dioxinas, hidrocarburos aromáticos policíclicos y metales pesados, algunos de ellos potencialmente cancerígenos, que han podido afectar, en el presente, y en el futuro, al medio ambiente y a las personas.