Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberadas las dos monjas secuestradas en Kenia en noviembre

Las monjas italianas secuestradas en Kenia el pasado 9 de noviembre, Caterina Giraudo y María Teresa Oliviero, han sido liberadas en la ciudad de El Wak, en el nordeste del país, cerca de la frontera con Somalia, informó hoy el Ministerio de Exteriores de Italia.
Las monjas, que ya se encuentran en la embajada italiana en Nairobi, según confirmó el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, forman parte del Movimiento Contemplativo Misionero Padre de Focauld y trabajaban en el país africano con refugiados somalíes desde hace muchos años.
Las religiosas cautivas fueron liberadas ayer en Somalia y ahora se encuentran bien, según informó a la prensa el embajador italiano en Nairobi, Pierandrea Magistrati.
El diplomático apuntó que se trata de "un resultado feliz, gracias a la colaboración internacional e institucional".
Giraud y Oliviero, de 67 y 61 años respectivamente, fueron secuestradas directamente de su casa de El Wak por un comando de 200 hombres armados a bordo de una veintena de vehículos.
La zona de El Wak, situada a muy pocos kilómetros de la frontera con Somalia, es muy pobre y durante los últimos meses ha sido golpeada por conflictos entre las autoridades y bandas locales.
Para lograr su liberación intervinieron el Ministerio de Exteriores italiano y fueron contactados los consejos de ancianos de los poblados de la zona.
Elwak, situada a 230 kilómetros de Mandera, tiene un fuerte influencia islámica y los conflictos entre sus habitantes y los vecinos de Somalia son frecuentes.
La zona está afectada desde hace meses por una gran sequía.
El Movimiento Contemplativo Padre de Foucauld de Cuneo está presente en ese lugar de Kenia desde 1984 y se ocupa de los niños malnutridos y de los enfermos crónicos de esa zona.