Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Licenciado en psicología por 1.500 euros

Además de los detenidos, la operación conjunta de la Policía y la Guardia Civil se ha saldado con 16 imputados por comprar titulaciones falsas.
Las investigaciones se iniciaron en abril del pasado año después de que los agentes recibieran denuncias sobre la venta a través de Internet de títulos universitarios y de enseñanza secundaria. Lograron determinar que J.A.C.F, residente en Mataró (Barcelona), podría ser la persona que ofertanba a través de una web los títulos. En el registro de su domicilio se intervino documentación, equipos y soportes informáticos.
Tras analizar el material, los investigadores hallaron correos electrónicos enviados entre el detenido y sus clientes, lo que permitió identificarles y conocer el tipo de titulación que había adquirido cada uno de ellos.
Los documentos solicitados acreditaban falsas licenciaturas en Psicología, un Máster en Dirección de Márketing y Comunicación, certificados de acceso a la Universidad para mayores de 25 años o de Nivel de Catalán tipo "C".
Uno de los compradores ha sido arrestado por acceder a un puesto de trabajo en una entidad bancaria gracias a una falsa licenciatura en administración y dirección de empresas.
Tras recibir la petición del correspondiente certificado o título, el detenido lo confeccionaba y posteriormente lo mostraba al cliente para su visto bueno a través de correos electrónicos.
Cuando el cliente estaba conforme, le ingresaba el dinero en la cuenta bancaria concertada y bajo conceptos ficticios, como regalos de boda, pago de muebles o despedida de solteros. Después recibía su certificación.
En ocasiones, el vendedor ante la imposibilidad de confeccionar una determinada documentación, solicitaba los servicios de algún profesional al que pedía una fotocopia de su titulación y se valía de ella para preparar una plantilla similar con la que realizaba los falsificados.
Con el fin de dificultar una posible investigación policial, con cierta periodicidad J.A.C.F cambiaba su correo electrónico. Los investigadores sospechan que el detenido llevaba al menos 2 años desarrollando esta actividad ilícita. Podría haber obtenido más de 22.000 euros, según sus cuentas bancarias.