Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La conmovedora historia de Lizzie, la 'mujer más fea del mundo'

A sus 24 años, Lizzie Velasquez sufre una enfermedad rara que afecta únicamente a 3 personas en todo el mundo. Se llama Síndrome Progeroide Prenatal y le impide almacenar grasa en el cuerpo y la cara, y le ha provocado ceguera total en el ojo izquierdo. Por ello, ha participado en una conferencia para Ted Ex Austin Women donde explica en qué consiste su rara enfermedad, que le obliga a comer cada 15 minutos (unas 70 veces al día), y las humillaciones e insultos que le llevan persiguiendo toda su vida

Debido a la extraña enfermedad que parece, Lizzie no consigue subir de peso, "voy a cumplir 25 años el 29 de marzo y nunca he pesado más de 29 kilogramos"."Una vez en la universidad escondí una caja gigante de twinkies, donuts, patatas fritas, y skittles, y mi compañera de cuarto me dijo: puedo oirte a medianoche rebuscando rebajo de tu cama para conseguir comida", comenta divertida.
Lizzie fue apodada como 'la mujer más fea del mundo' por sus compañeros de instituto en un vídeo donde ella aparecía, y que después colgaron en internet. "Cuando estaba en la escuela encontré un vídeo que alguien publicó de mi etiquetándome como "la mujer más fea de la tierra", tuvo 4 millones de reproducciones, solo duraba 8 segundos y no tenía ningún sonido". "Había comentarios en los que la gente decía: Lizzie, por favor, hazle un favor al mundo, ponte una pistola en la cabeza y suicídate", explica.
Pero la dificil vida de Lizzie comenzó demasiado pronto. "A los 5 años fui a la escuela disfrazada de Pocahontas, entré con mi bolso (parecido a un caparazón de tortuga) y abordé a una pequeña niña, le sonreí y ella me miró como si fuese un monstruo, como si fuera la cosa más aterradora que vió en su vida".
A pesar de ello, Lizzie no pierde las ganas de vivir y gracias a su afán de superación confiesa que "sus metas, logros y éxitos en la vida van a ser lo que la defina como persona, no su apariencia física". 
Como todo un ejemplo, Lizzie no ha dejado que su enfermedad supere sus ganas de vivir y aprender, ha conseguido graduarse en Comunicación en la Universiad de Texas, publicar tres libros y convertirse en oradora motivacional para transmitir al resto del mundo su fuerza.