Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llamar "hijo de puta" al jefe no justifica el despido

Llamó "hijo de puta" a su jefe y fue despedido por una falta grave . Tras el despido, decidió denunciar ante el juez y perdió en primera instancia tras considerar el Juzgado de los Social que el despido era procedente. 
No contento con la resolución de su primera denuncia, el empleado recurrió al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Finalmente, la justicia ha dado la razón al trabajador y ha obligado a la empresa a readmitirle o abonarle una indemnización de 6.483 euros por despido improcedente.
La sentencia, facilitada por el portal Carta de Personal, considera que "las ofensas verbales justificadoras de la sanción de despido han de comportar un ataque frontal al honor del defendido". En este caso, llamar "hijo de puta" a su superior no es un ataque al honor porque "la degradación social del lenguaje ha provocado que las expresiones utilizadas por el ahora recurrente sean de uso corriente en determinados ambientes, especialmente en el marco de discusiones". CGS