Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizan 39 caballos desnutridos completamente en una explotación e imputan al propietario y a un empleado

La Guardia Civil ha localizado en una explotación equina en Mula a 39 caballos, la mayoría de ellos en estado de desnutrición extrema (caquexia). En el marco de la operación 'Jinete', en colaboración con el Servicio de Sanidad Animal de la Comunidad, ha imputado a dos personas como presuntas autoras de delito relativo a la protección de animales domésticos.
Las actuaciones se iniciaron el pasado lunes, cuando guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) se coordinaron con el Servicio de Sanidad Animal de la Comunidad, a través del inspector veterinario de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) competente para desarrollar inspecciones en explotaciones equinas, en este caso en Mula.
Ante la negativa del propietario de las instalaciones a facilitar la entrada al equipo de inspección, compuesto por guardias civiles e inspectores de sanidad, se solicitó al Juzgado de Instrucción número 2 de Mula un auto de entrada y registro de la explotación equina y, poco después, se llevó a cabo una minuciosa inspección de las instalaciones.
Durante la inspección se pudo comprobar que la mayoría de los 39 caballos, tres sementales, 23 yeguas y 13 potros, se hallaban en estado de delgadez extrema (caquexia). Además, se constató que uno de los sementales se encontraba postrado en el suelo y presentaba un estado de desnutrición muy manifiesto, ya que era incapaz de levantarse y tenía heridas abiertas, dadas las condiciones sumamente precarias en las que estaba.
La explotación ganadera objeto de la inspección carecía de las preceptivas autorizaciones administrativas para desarrollar su labor propia, como licencia de apertura, inscripción en el Registro de Explotaciones Ganaderas de la Región de Murcia (REGA), declaración de núcleo zoológico y seguro de retirada de cadáveres.
Tras la inspección, los guardias civiles imputaron al dueño de la explotación equina y a un empleado un supuesto delito de maltrato animal, mientras que los veterinarios de la OCA de Mula denunciaron las carencias de la documentación necesaria para desarrollar este tipo de actividad.
Finalmente, se adoptaron medidas cautelares de inmovilización de los équidos, que han sido puestos a disposición de la Dirección General de Ganadería y Pesca.
El maltrato animal se encuentra recogido en el Código Penal, que lo define como el hecho de maltratar injustificadamente a los animales domésticos o amansados, mediante cualquier medio o procedimiento, causándoles la muerte o provocándoles lesiones que menoscaben gravemente su salud, y es castigado con penas de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales.