Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Localizan una proteína que protege en modelos animales de los efectos neurotóxicos de las drogas de abuso

El equipo del profesor titular de Farmacología de la Universidad CEU San Pablo, Gonzalo Herradón, ha conseguido localizar la proteína citoquina pleitrofina que, en modelos animales, protege de los efectos neutóxicos de las drogas de abuso como, por ejemplo, la anfetamina y sus derivados sintéticos.
En concreto, los expertos, cuya investigación ha sido publicada en 'Addiction Biology' y 'Neuroscience', han encontrado que esta proteína tiene efectos neurotróficos en neuronas dopaminérgicas que están significativamente sobre-expresadas tanto en la vía dopaminérgica nigroestriatal en modelos animales de enfermedad de Parkinson y en el cerebro de animales tras la administración de distintas drogas de abuso, como en los circuitos dopaminérgicos de pacientes con enfermedad de Parkinson y adictos a drogas.
Así, y con el fin de determinar la posible participación de la pleiotrofina en estas patogenias, se evaluó la neurotoxicidad producida por drogas de abuso en modelos animales genéticos basados en la supresión de esta citoquina. En los ensayos se observó que la disminución de los niveles de tirosina hidroxilasa es más pronunciada en la vía nigroestriatal de ratones carentes en pleiotrofina endógena.
Además, en estudios llevados a cabo en colaboración con el laboratorio de la doctora del Instituto Cajal del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosario Moratalla, se detectó que la anfetamina causa una disminución significativa de neuronas dopaminérgicas en la sustancia negra en el ratón carente de pleiotrofina, efecto que había sido descrito en ratones normales tratados con otros derivados anfetamínicos más neurotóxicos como metanfetamina o MDMA, pero no con anfetamina.
Asimismo, los investigadores comprobaron que estos ratones tratados con anfetamina presentaron una astrocitosis exacerbada en el cuerpo estriado comparados con los ratones control, la cual es otra de las características conocidas de los procesos neurodegenerativos desencadenados por derivados anfetamínicos.
En este sentido, el grupo de Herradón ha confirmado estos resultados 'in vitro' al demostrar los efectos neuroprotectores de la pleiotrofina en células tratadas con anfetamina. También, se expuesto 'in vitro' la neuroprotección inducida por la pleiotrofina frente a la neurotoxicidad inducida por cocaína.
Esto supone que, mediante estudios de proteómica, el grupo del profesor Herradón ha podido demostrar que la cocaína y la anfetamina producen una regulación de la fosforilación de determinadas proteínas como anexina A7, aldehído deshidrogenasa 1A1 y peroxiredoxina 6, que parece también observarse en desórdenes neurodegenerativos como la enfermedad de Parkinson.
Los resultados demuestran que la pleiotrofina es un potencial nuevo biomarcador en la neurotoxicidad inducida por drogas y sugieren que la ausencia de esta citoquina endógena incrementa la susceptibilidad a los efectos neurotóxicos de la anfetamina.
La investigación también abre una nueva vía en el diseño de fármacos activos sobre el receptor de la pleiotrofina o sobre alguno de los componentes de su cascada de señalización, potenciales nuevos tratamientos en enfermedades como el Parkinson y la neurotoxicidad inducida por drogas de abuso.