Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF asegura que la vacuna contra el tétanos puede utilizarse con seguridad fuera de la cadena de frío

Un estudio realizado por Médicos Sin Fronteras (MSF) ha confirmado que la vacuna contra el tétanos puede utilizarse con seguridad fuera de la cadena de frío, por lo que han avisado de que este requisito impuesto por las farmacéuticas es una de las "mayores barreras" que existen para que las organizaciones como MSF puedan llevar a cabo vacunaciones eficaces.
"Si pudiéramos usar de forma segura más vacunas fuera de la cadena de frío durante un periodo de tiempo, sobre todo para el último tramo del viaje, podríamos inmunizar a muchos más niños que viven en las zonas más aisladas", ha asegurado el director adjunto de Operaciones de MSF, Greg Elder.
Y es que, en la actualidad, las vacunas necesitan conservarse en frío desde el momento que salen de la fábrica hasta que se utilizan en un punto de vacunación, lo que provoca enormes desafíos logísticos a los proveedores que deben garantizar el mantenimiento de la cadena del frío en cada paso del camino, tanto en su transporte como en el almacenamiento.
Aunque esto no sea un reto importante en los países desarrollados, MSF ha asegurado que en los países en desarrollo conlleva un "obstáculo considerable", especialmente en las zonas más cálidas, aisladas y carentes de sistemas fiables de electricidad para la refrigeración. Esta dificultad es, según ha advertido, una las causas de las bajas tasas de inmunización en algunos países y provoca que, cada año, más de 22 millones de niños menores de un año no completen su cartilla de vacunación.
Pese a todo, la organización ha asegurado que cada vez hay "más pruebas" que demuestran que algunas vacunas pueden ser seguras fuera de la cadena de frío durante determinados períodos de tiempo. "Bajo la denominada 'cadena de temperatura controlada' (CTC), algunas vacunas pueden romper la cadena de frío durante un breve periodo de tiempo, justo antes de su uso, lo que facilitaría la logística del transporte en la última y crítica etapa de su viaje, desde el distrito o el puesto de salud hasta las aldeas más remotas", ha señalado la organización.
En este sentido, el referente de vacunas de la Campaña de Acceso a Medicamentos Esenciales de MSF, Elder Kate, ha asegurado que esta barrera se puede "abordar y superar" ya que es una cuestión de "voluntad política", de actuar para cubrir las necesidades de los niños en países en desarrollo y no por razones económicas.
"Para reducir el peso de la cadena de frío, necesitamos que las compañías farmacéuticas utilicen los datos que ya tienen y generen nueva información para demostrar la verdadera estabilidad al calor de sus vacunas y que algunas son eficaces incluso cuando se utilizan fuera de la cadena de frío más estricta. Esto se ha hecho antes, pero en excepcionales ocasiones; necesitamos que más compañías den este paso", ha apostillado.
Hasta el momento, solo una vacuna ha sido recomendada para su uso bajo las condiciones de la CTC por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La vacuna 'MenAfriVac', que se utiliza para vacunar contra cepas de la meningitis A en el cinturón de la meningitis del África subsahariana, fue aprobada en noviembre de 2012 para ser empleada incluso tras cuatro días de almacenaje hasta a 40 grados centígrados.
ESTUDIO 'EPICENTRE'
En este sentido, un estudio reciente de 'Epicentre', el centro de investigación de MSF, revela que una vacuna basada en el toxoide tetánico también se puede utilizar con seguridad en condiciones de CTC. Durante 2013, 'Epicentre, MSF y varios socios llevaron a cabo un estudio para determinar la estabilidad y la eficacia continuada de esta vacuna antitetánica del Instituto del Suero de la India, cuando ésta se mantiene en una cadena de temperatura controlada con temperaturas ambiente de hasta 40o C durante un máximo de 30 días.
En el Chad, el estudio comparó la eficacia en dos grupos de mujeres que recibieron las vacunas, unas conservadas en estricta cadena de frío y otras tras permanecer fuera de la cadena de frío durante 30 días. El estudio mostró que ambos grupos de mujeres estaban protegidas adecuadamente contra el tétanos.
"Los resultados sugieren que la vacuna contra el tétanos del Instituto del Suero de la India es estable, segura y efectiva fuera de la estricta cadena del frío. Espero que este resultado estimule directrices claras para el uso más flexible de la vacuna antitetánica en condiciones de CTC para que, de esta forma, muchas más personas que viven en zonas remotas puedan ser inmunizadas", ha comentado la directora de Epidemiología en 'Epicentre', Rebecca Grais.".