Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defiende a su hijo de los que se ríen de él por jugar con coche de muñecas rosa

El niño con su coche rosaFacebook

Aunque estamos en pleno siglo XXI, parece que aún hay personas que piensan que los el color rosa y los cochecitos de bebés son solo juguetes de niña. Así lo ha vivido Rehann MacLaren, una madre de Reino Unido que ha reivindicado en las redes sociales la libertad de su hijo para elegir los juguetes que quiera. 

Rehann MacLaren se encontraba con su hijo de tres años en una tienda de juguetes. Allí tuvo que presenciar como una persona miraba con desprecio y burla a su hijo porque cogiendo un cochecito de muñecas rosa. Según ha contado la madre en Facebook, el individuo se acercó al pequeño cuando disfrutaba el juguete y le increpó por querer un juguete de niñas. “¡Eso no es para chicos! Es rosa y de chicas. Hay coches y dinosaurios allí, ¿por qué quieres jugar con una cosa de chicas?, le reprochó al niño.
Se siente orgullosa de la respuesta que dio su hijo, ya que fue mucho mejor que la que podría haber dado ella. El niño respondió a los reproches diciendo que jugaba con el cochecito de niñas porque le gusta. “Es literalmente tan simple como eso”, escribía ella en su perfil de la red social. “No depende del hecho del color, de las etiquetas detrás de ello, de cómo luce… Depende del hecho de que mi hijo lo mire y piense en divertirse y en jugar”, añadía.
Además, añade que el hecho de que le gusten los cochecitos de muñeca no implica que no le puedan gustar otros juguetes como los dinosaurios o camiones, con los que, en palabras de Rehann MacLaren, “también se divierte”. Asimismo, cuenta que le mira fascinado cuando se maquilla y se pregunta a sí misma que si eso debe preocuparle. A esto responde del siguiente modo: “Mi niño crecerá bien rodeado, aceptando que es un niño que nunca se sentirá presionado para satisfacer los estereotipos de género”. Y finaliza deseando que la gente que lea su texto pueda imaginarse lo feliz que era saliendo de la tienda de juguetes.