Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mainar: "Me autoinculpé para llamar la atención"

Nervioso, contradictorio y a la defensiva. De esta forma ha respondido Santiago Mainar a las preguntas del fiscal, Felipe Zazurca y el abogado de la familia Grima, Enrique Trebolle. Apariencia que contrastaba con su llegada a la audiencia provincial en Huesca tras bajar el furgón. El único imputado en el caso por el asesinato de Miguel Grima, ha llegado a afirmar que se declaró culpable ante la Guardia Civil como sacrifico y altruismo hacia los demás vecinos. Mainar ha llegado a la Audiencia de Huesca procedente de la cárcel de Zuera, donde permanece ingresado desde que fuera detenido a principios del mes de febrero de 2007, unos veinte días después de que se produjera el asesinato.
Las primeras preguntas del juicio han ido dirigidas a la declaración en la que Mainar se autoinculpó. Al imputado le han preguntado, porque sabía detalles muy concretos de la muerte de Miguel Grima si ahora insiste en su inocencia. Mainar asegura que "quería adecuar mi declaración a la realidad para provocar mi detención".  Según Mainar, la prensa, vecinos del pueblo y policías fueron las fuentes de información que utilizó para que su declaración coincidiese con los hechos.
El arma del crimen no ha aparecido. En su declaración antes de ser detenido, Mainar explicó que hacía años que no había disparado un arma. Sin embargo, en las pruebas posteriores se demostró que tenía pólvora en las manos. Ahora, Mainar confirma que hacía años que no disparaba un arma y que los restos se pueden deber al contacto con cazadores o a la recogida de casquillos de la caza. Además, Mainar ha explicado en el juicio que tenía diferencias con el alcalde y que tuvo varios pleitos con él.  "El alcalde tenía un carácter envenenado por falta de empatía", ha asegurado Mainar.
Diez días de juicio
El fiscal pide para Mainar 21 años de cárcel, veinte por el presunto asesinato de Miguel Grima y uno por tenencia ilícita de armas, ya que supuestamente mató al alcalde con un disparo de postas realizado con una escopeta que no ha aparecido. Antes de comenzar la vista, el abogado Enrique Trebolle, que representa a la familia de Grima, ha dicho a los medios de comunicación antes de comenzar la vista ha señalado, que aunque será duro revivir los hechos, hay pruebas concluyentes, como la propia declaración autoinculpatoria de Mainar, de la que luego se retractó, y las pruebas de ADN recogidas por la Guardia Civil.
Por su parte, la hermana del guarda forestal, Marisa Mainar, ha pedido a los medios de comunicación que sean respetuosos porque su hermano "se juega 20 años", que dejen a los jueces trabajar y no hagan juicios paralelos. Su hermano, ha dicho, está bien y muy tranquilo, con ganas de que se celebre el juicio porque confía en su inocencia, un asunto sobre el que también a hecho hincapié su abogado, Marcos García Montes, quien, ha declarado, va a intentar desmontar la "pintoresca" autoinculpación que hizo Santiago Mainar.
La vista se prolongará durante unos ocho días en los que testificarán unas 122 personas, entre ellas vecinos de Fago, peritos, testigos y los guardias civiles que realizaron la investigación. CGS