Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mainar vuelve a ser ingresado en el hospital de Zaragoza

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han confirmado que Mainar partió a última hora del martes hacia el Miguel Servet desde la cárcel de Zuera, donde se encuentra desde que fue detenido en febrero de 2007 por el asesinato del alcalde Miguel Grima.
Tal y como han confirmado las citadas fuentes, los motivos de su traslado al hospital han sido una bajada de glucosa. Así, tras permanecer en observación durante unas horas, Mainar recibió el alta médica y regresó de nuevo a la cárcel zaragozana.
Según indicaron otras fuentes, Mainar se encontraba en la Enfermería del centro penitenciario, donde el médico ordenó reforzar al máximo la vigilancia sobre el preso, de tal manera que decidió que se le realizara una visita médica diaria y que un funcionario del Cuerpo de Prisiones le viera cada hora, tanto de día como de noche.
Este es el tipo de asistencia que se presta a presos en situación especial, como los que realizan huelga de hambre y otros.
El asesino confeso del alcalde de Fago volvió a prisión el lunes, después de haber permanecido durante siete días en el Miguel Servet. Entonces, el personal sanitario de Zuera decidió enviarlo de urgencia al sospechar que podría haber ingerido algún medicamento de forma errónea, aunque en el hospital de la capital aragonesa comprobaron que su estado era leve.
Santiago Mainar debe cumplir una pena de 20 años de prisión por el asesinato de Grima y otros nueve meses de privación de libertad por tenencia ilícita de armas, además de indemnizar a las hermanas y la viuda del alcalde de Fago y no poder acercarse a ellas ni visitar el casco urbano de Fago en una década a partir de su salida de prisión, cuando cumpla condena. EPF