Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pareja de Maloma, la joven retenida en Tinduf, dispuesto a "cualquier cosa" para que recupere su libertad y derechos

Ismael Arregui, pareja de hecho de Maloma Morales de Matos, la joven de origen saharaui retenida en contra de su voluntad en Tinduf (Argelia), ha difundido este sábado una carta abierta a los medios de comunicación españoles en la que asegura que necesita "expresar todo lo que llevo dentro, y cómo y cuánto está afectando a su familia y a mí en particular" la situación de su mujer, al tiempo que se dice "dispuesto a hacer cualquier cosa por conseguir que (ella) recupere su libertad y sus derechos".
En la carta, que ha sido consultada por Europa Press, Ismael indica que "si cuatro meses sin saber nada de ella ya eran duros de por sí, puedo aseguraros que nadie sabe lo que se siente cuando celebrábamos su liberación con profunda emoción y absoluto agradecimiento al Gobierno español y, unas horas después, nos enteramos de que vuelve a estar en manos de quien la mantuvo cautiva en el desierto todo ese tiempo".
Además, ha subrayado en relación a su "secuestro" que "duele horrores descubrir que no sólo ella está desprotegida y sola, sino que nosotros, su familia, también lo estamos, porque nuestro Gobierno no la estaba ayudando y permitió impasible que esa devolución se llevara a cabo". Junto a esto, la pareja también critica al Gobierno español, que "siempre usa la misma frase: estamos en ello, Ismael, tranquilo. Te avisaremos cuando sepamos algo".
Aunque para la pareja de Maloma, vecina de Mairena del Aljarafe (Sevilla), "lo peor de todo fue enterarnos por otras vías de que había sido entregada por el Frente Polisario a su familia biológica de nuevo". "Aquí empezó el verdadero calvario. Nos encontramos, de repente, en medio de un río de aguas turbulentas donde confluían, por un lado, los intereses del Frente Polisario de no ver dañada su imagen ante su pueblo, ni perjudicar más su ya deteriorada imagen externa".
"España, sorda, ciega y muda ante el secuestro de una ciudadana española", lamenta Arregui, que dice que a nivel gubernamental se indica que "hacemos todos los esfuerzos para lograr su liberación", pero "nunca dijeron qué esfuerzos, y los resultados de los mismos, a la vista están".
Además, Ismael critica que "hay reacción ante acciones concretas", pero "no la ha habido, en ningún momento, en el secuestro de Maloma. Yo me pregunto si acaso en este país nuestro hay 'ciudadanos de primera' y 'ciudadanos de segunda', pero nadie me responde, sólo las evidencias me aplastan con el argumento más sólido e irrebatible: Mi mujer sigue retenida contra su voluntad por su familia biológica y, a pesar de haber estado una semana allí, ni siquiera el Cónsul de España en Argel ha podido acceder a los campamentos. ¿Es ésta la fuerza de España?", se pregunta Ismael.
La pareja de Maloma siente que se encuentra "absolutamente desamparado por el Gobierno de España y por el Gobierno andaluz, que no han dado importancia alguna al secuestro de Maloma". También subraya que "somos ciudadanos españoles y somos personas. El factor humano para el Gobierno no cuenta. Yo ya no confío en que la diplomacia española vaya a hacer algo para liberar a mi mujer".
"Al final, quedamos mi familia y la de Maloma, que también es la mía, y cada vez más apoyos personales, que agradecemos inmensamente. Pero para que Maloma recupere su libertad estoy dispuesto a lo que sea necesario, pero exijo también al Gobierno de España una reacción inmediata y contundente. Ya se me acabó la paciencia, el tiempo y la prudencia. Necesito escuchar su voz y que ella me diga lo que quiere. Sólo así podré seguir", concluye Ismael en la carta.