Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manises participa en un proyecto europeo para mejorar la atención a los pacientes crónicos

El área de salud del Hospital de Manises de Valencia será uno de los once miembros participantes en el programa europeo Inclusive Introduction of Integrated Care (INCA), financiado por la Unión Europea, para estudiar la mejora en la atención a los pacientes crónicos a través de una plataforma tecnológica que permite la gestión de la información en tiempo real.
En un comunicado, el centro sanitario ha informado que el objetivo es potenciar la coordinación e integración en la atención a estos enfermos entre los servicios sanitarios y los servicios sociales locales para evitar desestabilizaciones, reingresos o complicaciones en su patología.
Así, Manises trabajará conjuntamente con los servicios sociales del Ayuntamiento de Quart de Poblet en la inclusión en el programa de pacientes crónicos de la localidad con insuficiencia cardiaca avanzada y ambos organismos contarán con una herramienta informática que les permitirá coordinar la atención a estos pacientes, el seguimiento y la gestión de cada caso.
Asimismo, en el estudio valenciano participarán también todos los profesionales socio-sanitarios del centro de salud de Quart: médicos de cabecera, enfermeros, coordinadores del centro de salud y otros tantos trabajadores sociales.
"Se trata de un proyecto muy alineado con el sistema de trabajo e integración que ya teníamos implantado en el área de salud. INCA es un plus tecnológico que nos apoyará en tareas de planificación, seguimiento y control para ayudarnos a cumplir nuestras políticas de integración socio-sanitaria", ha explicado el director de Atención Primaria de Manises, el doctor Carlos Rodrigo.
INCA
En la actualidad INCA se encuentra en fase de preparación y desarrollo. La entrada en este programa es voluntaria, es decir, se contará con el consentimiento informado del paciente, para que sus datos puedan ser utilizados para evaluar la eficacia del proyecto y, en este sentido, Rodrigo ha señalado que están "definiendo" los planes de cuidado para este tipo de usuarios. "En cuanto estén validados y los pacientes estratificados, se crearán equipos de trabajo multidisciplinares que se encargarán de monitorizar todas las acciones", ha asegurado el doctor.
La plataforma informática 'piloto' entrará en funcionamiento en todos los centros en enero de 2015 y estará activa durante un máximo de 16 meses, tras los que se hará una evaluación para validar la implantación del modelo. Además, los resultados de este estudio, en el que participan 125.000 pacientes y once instituciones de España, Chipre, Estonia y Croacia, servirán para trasladar esta tecnología a otros centros y otros países.
PACIENTES CON INSUFICIENCIA CARDIACA
Según ha explicado Rodrigo, han elegido incluir en este proyecto la patología de insuficiencia cardíaca porque "tiene una elevada mortalidad, presenta un alto volumen de ingresos hospitalarios y, sin embargo, es una de las que más beneficios presenta en la gestión proactiva de los casos".
En este sentido, entre un tres y un cinco por ciento de la población del área de salud de Manises presenta una patología crónica grave. De estos, alrededor de 3.000 pacientes presentan insuficiencia cardiaca, 500 de ellos grave. Los principales problemas de estos pacientes son sus continuas desestabilizaciones y por tanto el volumen de sus reingresos y la sucesión de complicaciones.