Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mantenerse en forma, controlar el nivel de azúcar en sangre, comer sano y no fumar, consejos para cuidar los riñones

Mantenerse en forma, controlar regularmente el nivel de azúcar en la sangre, comer de forma saludable, mantener el peso y no fumar, son algunos de los consejos aportados por expertos de los hospitales Quirónsalud de Málaga y de Marbella para cuidar los riñones.
Y es que, tal y como han señalado con motivo de la celebración, este jueves, del Día Mundial del Riñón, estar activo reduce el riesgo de enfermedad renal crónica, al igual que controlar el azúcar o, incluso, la presión arterial, causa "más común" de daño renal.
"Comer saludable y mantener su peso bajo control. Esto ayuda a prevenir la diabetes, las enfermedades cardiacas y otras condiciones asociadas con la enfermedad renal crónica. También se aconseja reducir el consumo de sal. Hacer una ingesta de líquidos saludable, consumir mucho líquido ayuda a los riñones a eliminar toxinas del cuerpo, lo que, a su vez, se traduce en un riesgo menor de desarrollar enfermedad renal crónica. Además, consumir tabaco retarda el flujo de sangre a los riñones, lo que afecta a su buen funcionamiento", han señalado.
Y es que, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de cada diez personas en el mundo tiene algún grado de enfermedad renal crónica y quienes la padecen tienen una probabilidad diez veces más alta de morir de trombosis cerebrales y de ataques cardiacos.
En este sentido, la jefa del Servicio de Nefrología del Hospital Quirónsalud Málaga, Lourdes Blanca, ha recordado que la función de los riñones es vital para el organismo, pues son los encargados de eliminar los desechos y líquidos extra del cuerpo, de manera que ayudan a controlar la presión arterial, a tener huesos fuertes, a prevenir la anemia y a mantener el equilibrio de sustancias químicas en la sangre, tales como el sodio potasio, el fósforo y el calcio.
"Evitar la obesidad, cuidar la diabetes y la hipertensión arterial, someterse a revisiones médicas, respetar las horas de descanso, eludir los excesos de cualquier tipo, especialmente en la alimentación, practicar actividad física y beber unos dos litros de agua al día", ha zanjado el jefe del Servicio de Nefrología de los hospitales Quirónsalud de Marbella y de Campo de Gibraltar, Alberto Marañés.