Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos piden que la 'Marca España' asuma el programa español de identidad genética contra el tráfico de niños

La Organización Médica Colegial (OMC) ha solicitado que la 'Marca España' asuma el programa 'DNA Prokids', pionero a nivel mundial, para la identidad genética contra el tráfico de niños ya que, según ha avisado su creador y miembro del Laboratorio de Identificación Genética del Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Granada, José Antonio Lorente, no hay suficientes fondos para implantarlo y coordinarlo de forma generalizada en todo el mundo.
Actualmente, según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), unas 2,5 millones de personas, especialmente niños menores de 18 años, están desaparecidas en más de 160 países de todo el mundo. Una situación que ya afecta a Europa donde, según ha informado el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, el tráfico y trata de personas está aumentando con la llegada de refugiados y ya son 10.000 los niños desaparecidos.
"Esto es algo que nos debería escandalizar y horrorizar, porque es una clara violación de los derechos de los niños y es algo patético que haya millones de personas sometidas a explotaciones de todo tipo y que no se adopten medidas más enérgicas para luchar contra este flagrante atentado contra los derechos humanos", ha denunciado Rodríguez Sendín.
Precisamente, con este fin se creó hace 10 años el programa 'DNA-Prokids', el cual ya ha conseguido realizar más de 10.300 muestras, identificar a 828 niños y evitar 255 adopciones ilegales. Todo ello, gracias a unos 'kits' que los responsables de la iniciativa, encabezados por el doctor Lorente, han repartido en diferentes países, como Guatemala, y que permiten realizar muestras genéticas a menores desprotegidos y compararlos con sus familias.
PROSTITUCIÓN Y TRABAJOS DE SEMIESCLAVITUD
"La mayoría de las desapariciones son por temas de prostitución y trabajos de semiesclavitud o esclavitud y, de ellos, el 99,86 por ciento son casos invisibles, por lo que sólo logramos identificar al 0,14 por ciento, de ahí que sea esencial la colaboración de los gobiernos", ha recalcado Lorente.
Los países donde más casos se producen de tráfico de personas son en Guatemala, Honduras, Bolivia, México, Brasil, Perú, India, Nepal, Birmania, Tailandia y Bangladesh. Asimismo, el experto ha alertado de que existe un "grave problema" de tráfico de personas que llegan a Grecia de Irak y Afganistán, y de las que llegan a Italia de Sudán, Eritrea, Somalia, Senegal, Gambia, Guinea, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria, Malí y Camerún.
Ahora bien, Lorente ha asegurado que España no es ajena a este problema por las personas que llegan a las Ceuta y Melilla de Marruecos, Argelia, Sierra Leona, Ghana y Camerún. De hecho, Melilla ha asumido este programa tras detectar en los CETI a niños con madres sospechosas de serlo ya que existía un comportamiento distante entre ellos. Esto ha permitido que sea muy excepcional los casos de niños desaparecidos en sus países y que vienen a España por "estas bandas de crimen organizado", si bien, el doctor ha señalado que introducen a los menores por otras vías "todavía desconocidas".
Ante esta situación, tanto Sendín como Lorente han insistido en la necesidad de que la 'Marca España' asuma este programa para contar con los fondos necesarios que permitan coordinar esta actividad. Un modelo parecido al de la Organización Nacional de Trasplantes. "No podemos hacer una base de datos de ADN y en cada país se haga de forma diferente, porque si no se logran coordinar los datos no habrá manera de comparar los análisis de los niños con las familias y, por ende, localizarlos", ha recalcado Lorente.
Finalmente, el presidente de la OMC ha lamentado que en los 10 años que lleva en marcha el proyecto en España, los ejecutivos que han pasado por La Moncloa no lo hayan apoyado, y ha reiterado la necesidad de que se cree un método para coordinarlo. "Llama la atención la bajísima sensibilidad de un problema tan gordo. La clave es implantar en España el método para conseguir coordinarlo a nivel mundial", ha zanjado.