Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo pide a la UE una "política de inmigración y asilo coherente por decencia moral"

El Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha insistido en la necesidad de que la Unión Europea ponga en marcha un "política de inmigración y asilo conerente". En su opinión, la crisis de refugiados representa "un problema de solidaridad, de decencia moral".
Margallo, en una entrevista en RNE recogida por Europa Press, se ha referido a las declaraciones realizadas por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tush, que advirtió este jueves a los inmigrantes económicos que no intenten entrar en Europa, no crean en los traficantes, ni pongan en riesgo su vida ni su dinero.
"Tusk dice que mientras que no tengamos una política de inmigración común no vamos a poder acoger en términos coherentes y con dignidad humana a todos los que quieran vengan venir y la consecuencia es que hagamos una política de inmigración y asilo que sea coherente porque el problema desordenado no tiene solución", ha explicado el Ministro de Exteriores.
Margallo ha insistido en que éste es "el drama humano más doloroso" ante el cual la UE "tiene que hacer algo". Ha recordado, asimismo, que la ONU pretende convocar para septiembre una asamblea para discutir un problema que "requiere un pacto mundial" pero "hasta entonces esto requiere una solución europea porque hay gente que se muere todos los días".
Margallo ha admitido que la política migratoria de la UE "no está funcionando" y ha recordado las cifras de reubicación comprometidas por la UE de 160.000 personas en dos años, de los 15.888 corresponden a España. "En este momento se ha concedido derecho de asilo a 598 en toda la UE y en España a 18, por tanto, mientras esto no funcione en el punto de entrada no hay nada que hacer". En cuanto al reasentamiento, ha recordado que para 2016, España deberá dar acogida a 854 refugiados.
Sobre la inmigración económica, Margallo ha recordado la experiencia española y puso como ejemplo las cifras registradas en España en 2015 que supusieron un incremento del 15 por ciento respecto al año anterior, frente a la registrada en Italia donde la afluencia de inmigrantes creció más de un 200 por ciento o en los Balcanes.