Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo dice que la crisis de refugiados está "poniendo a prueba a la UE" y no descarta una 'tarjeta azul' para trabajo

Los grupos de la oposición critican la inacción tanto de la UE como del Gobierno español por atajar la crisis humanitaria
El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, ha señalado que con la actual crisis humanitaria de refugiados la UE "está siendo puesta a prueba" y, entre otras medidas y para agilizar el control de flujos migratorios, no ha descartado la puesta en marcha de una 'tarjeta azul' para la entrada legal de aquellos migrantes económicos que opten a un puesto de trabajo cualificado.
Así lo ha afirmado durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados este miércoles, coincidiendo con la celebración este jueves y viernes del Consejo Europeo que tratará la crisis humanitaria de refugiados, si bien sin adoptar ninguna decisión, según ha reiterado en varias ocasiones.
"Tiene usted razón probablemente tengamos que ir a una tarjeta azul para atraer migrantes cualificados y que tengan un puesto de trabajo cualificado cuando lleguen. No tiene mucho sentido traer migrantes que no van a encontrar un puesto de trabajo durante un tiempo indeterminado", ha subrayado el titular de Asuntos Exteriores en funciones, en respuesta al diputado del PNV, Aitor Esteban, quien ha propuesto, entre otras medidas, la puesta en marcha de la denominada 'European blue card' para los migrantes económicos.
Eso sí, García Margallo ha alertado de que el problema que puede acarrear esta tarjeta es que los países de origen se descapitalicen, cuando por ejemplo ve necesario que los refugiados sirios regresen a su país al término del conflicto para la reconstrucción del mismo.
"Si queremos actuar hay que actuar en la raíz, en la pobreza, y en el refugio. Hay que actuar en la raíz, en solucionar los conflictos. A partir de ahí, hay que controlar las fronteras y distinguir entre lo legal e ilegal. (...) En este tema nada es sencillo", ha subrayado, al mismo tiempo que ha ensalzado los pasos dados por la UE y España en la gestión de esta crisis migratoria y que ha intentado desgranar durante su intervención.
Frente a las críticas vertidas por los miembros de la oposición, sobre esta supuesta inacción que está manteniendo el Gobierno de España en la acogida de refugiados, García Margallo ha emplazado a todos ellos a una reunión con representantes de distintos departamentos ministeriales y expertos para profundizar sobre las soluciones en un encuentro monográfico.
Igualmente, ha destacado los "esfuerzos más que notables" realizados por el Gobierno de España en este terreno ante el actual contexto de restricciones presupuestarias, "el más austero en mucho tiempo".
UN CONFLICTO DE ENORMES DIMENSIONES
En su exposición, García Margallo ha recordado también que en 2015 Schengen recibió más de un millón de entradas irregulares, de las que más de 800.000 se produjeron por el Mediterráneo Oriental, principalmente por Grecia, y otras 153.000 en el Mediterráneo central, principalmente Italia. También ha lamentado que más de 3.600 personas fallecieron entre ambas rutas.
Asimismo, ha resaltado que se trata de flujos mixtos, refugiados con derecho de asilo y migrantes económicos, cuya estancia puede ser legal o ilegal. Por ello, recuerda que varios países Schengen han restablecido los controles en fronteras interiores, como Dinamarca, Alemania, Austria o Francia, por ejemplo.
El ministro en funciones ha explicado que Siria es el país principal de origen de los refugiados y la UE es el principal donante ante la crisis, con una aportación de 5.000 millones de euros, y un compromiso de otros 10.000 millones.
En este contexto, ha alertado del crecimiento de la xenofobia y el racismo en muchos países. "Ahora, la inmigración es de los países más pobres a países pequeños, con recursos limitados y culturalmente muy hechos, lo que está pasando es el rechazo de los que creen que su cultura está amenazada por la entrada de extranjeros", ha apostillado.
GRUPOS PARLAMENTARIOS
Desde el PSOE, Ignacio Sánchez Amor, ha alertado de que con el buen tiempo y con las medidas restrictivas y controles de fronteras, se multiplicará la llegada de refugiados y con ella un embolsamiento en las fronteras. A su juicio, hay que trabajar en el origen en el conflicto, además de ser proactivos en el reparto de cuotas e ir a Italia y Grecia a convencer a los refugiados de que España es un buen destino donde vivir.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha criticado que Margallo haya hecho distinciones en su intervención entre migrantes de primera, segunda y tercera categoría. "No hay inmigrantes de diferentes generaciones y una vez que se adquiere la nacionalidad dejan de ser inmigrantes. Hay 9.000 solicitudes aceptadas para que los refugiados llegen a España y sólo se han aceptado 18. Sí a la reunión monográfica", ha subrayado.
Su compañero de filas, Pablo Bustinduy, ha denunciado que el año pasado se produjeron de media al día ocho muertes en esta crisis humanitaria. "Decía que la UE está puesta a prueba, qué paradoja que esa UE que fue tan inflexible para gobernar la crisis griega, ahora sea dócil para exigencias de Reino Unido y carente de voluntad para asumir obligaciones con derecho internacional", ha lamentado.
Por parte de C's, Fernando Maura cree que las políticas adoptadas son "infructuosas" cuando la situación está adoptando "dimensiones incontrolables". También ha pedido valorar la tarjeta europea para la migración legal. "No podemos hacer como si no ocurriera nada. Si no se asistirá al fin del espacio Schengen", ha vaticinado.
La diputada de ERC, Ana María Surra, ha lamentado que frente a una situación "tan grave", "nunca antes" la actuación de la UE había sido "tan débil". Ha subrayado que ella es refugiada política en Eruopa cuando tuvo que salir de las dictaduras de América Latina, por lo que ha pedido que los gobiernos acudan a las causas del problema y parar la guerra. Ve una vergüenza que Europa y España hayan incumplido sus compromisos y por ejemplo, España se comprometiera a recibir a 16.000 refugiados y sólo han llegado 18.
Desde Democracia y Libertad (DL), Jordi Xuclà considera que la crisis migratoria es un ejemplo de "gran fracaso de la UE", especialmente en los mecanismos de acogida.
Mientras, la representante de Izquierda Unida-Unidad Popular, la diputada Sol Sánchez, ha lamentado que la UE esté barajando expulsar a Grecia de Schengen por no cumplir con todos los requisitos que le impone la UE para el control de fronteras. Al mismo tiempo, ha criticado que Europa no participe en el rescate de barcas que llegan por el mar, y que actualmente Melilla "esté blindada" para los refugiados que quieran solicitar el asilo.
Finalmente, José Ramón García, del PP, ha defendido la gestión emprendida hasta ahora, el hecho de que hasta la fecha hayan tenido lugar cuatro consejos europeos donde se han tomado medidas en la materia. Ha pedido que deben guiar la crisis, la responsabilidad y la solidaridad con las personas que necesitan protección internacional. "Tenemos todos que asumir las consecuencias de esta crisis, sin nombres ni apellidos", ha sentenciado.