Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María Seguí, directora de la DGT: "El cinturón, incluso en un autobús, reduce hasta un 80% la probabilidad de muerte"

La directora de la Dirección General de Tráfico (DGT), María Seguí, ha recordado tras el accidente de autobús ocurrido este domingo en Freginals (Tarragona), en el que han fallecido 13 estudiantes Erasmus, que el uso del cinturón en el vehículo, también en el autobús, puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte aunque ha reconocido que pocas veces se vigila su uso en los autocares y que hace falta más educación en seguridad vial.
"Por su puesto que puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte. El cinturón de seguridad, incluso en un autobús, puede reducir hasta un 80% la probabilidad de muerte en un accidente. Desde 2007 es obligatorio en todos los autocares que se venden en España y es obligatorio su uso cuando están instalados", ha subrayado.
No obstante, ha admitido que "por desgracia, pocas veces se insiste acerca de esta obligatoriedad", aunque afirma que existen "muchas compañías cuyos conductores hacen un recordatorio a los pasajeros". "Otra cuestión --apunta-- es quién lo vigila, pues es de difícil vigilancia incluso por los agentes policiales. Es un ejemplo de la importancia de la educación y de la responsabilidad individual".
Sobre si los estudiantes hacían uso del cinturón en el momento del accidente de Tarragona, Seguí ha precisado en declaraciones a Europa Press que al haber ocurrido en territorio autonómico catalán, la investigación compete a la autoridad autonómica. Si bien, puntualiza que "en el momento en que hay víctimas mortales fuera del vehículo, se sabe que no llevaban el cinturón". Sin embargo, apunta que en este caso, si de 57 ocupantes han fallecido 13, esto significa que la mayoría de ellos "lograron sobrevivir" porque llevaban abrochado el cinturón.
En cualquier caso, la directora de la DGT ha enviado a la ciudadanía un mensaje de tranquilidad pues, según ha recordado, la flota de autobuses en España es "relativamente moderna, homogénea y muy segura" y todavía hoy el riesgo de sufrir un accidente como pasajero de autocar es "inferior" al de sufrirlo como pasajero de un turismo particular. Precisamente, ha indicado que las muertes que se producen al año en accidentes de tráfico son el equivalente a 130 autobuses. Por ello, según ha añadido, la preocupación de la DGT es "constante, por cada una de las víctimas".
NO DORMIR, FUMAR UN PORRO O BEBER ALCOHOL
Seguí ha señalado que este accidente recuerda lo "complejo" que es el fenómeno de la movilidad con tantos parámetros en juego --una vía bien mantenida, un buen vehículo, un conductor profesional que observa las normas, que no ha consumido alcohol ni drogas, que ha descansado--. En todo caso, reconoce que aunque se cumplan todas estas condiciones, sigue existiendo esa probabilidad de que se produzca un siniestro.
No obstante, invita a "no desesperarse" por este tipo de accidentes en los que quedan "preguntas sin responder" y pide centrarse en ese "inmensamente superior" número de accidentes en los que aún no se cumplen esos parámetros. "Cuántos conductores tenemos hoy en las carreteras que cogen el coche sin haber descansado suficientemente, que han tomado un porro, han bebido alcohol por encima de los límites legales o que no hacen uso de los cinturones de seguridad", ha destacado.
En cuanto al sexo de las víctimas, todas ellas mujeres, Seguí descarta una correlación y apunta que la explicación seguramente esté en que todas las jóvenes fallecidas eran amigas e iban sentadas juntas en la parte del autobús que resultó más afectada por el impacto. Además, recuerda que en un accidente entran en juego dos fenómenos: el accidente en sí mismo y las lesiones mortales. Asimismo, apunta que en general, el 75 por ciento de las víctimas mortales en accidentes de circulación son hombres.
NO ERA UN PUNTO NEGRO
Acerca de la peligrosidad de las vías, Seguí ha aclarado que aunque la DGT computa puntos negros, no lo hace por razones técnicas ni en territorio catalán ni vasco, por lo que el tramo donde se produjo el accidente no puede ser un punto negro. Además, ha puntualizado que la DGT no caracteriza tramos de concentración de accidentes, una labor que corresponde a los titulares de cada vía --en el caso de la del accidente de este domingo el titular es Fomento y ese punto no está listado como tal--.
Lo que sí establece la DGT son tramos de vigilancia de velocidad especial (invive) pero solo los publican para carreteras convencionales y no para autopista. Asimismo, Seguí menciona que, teniendo en cuenta la información de accidentes, desde el año 2010 la DGT no tiene constancia de ningún siniestro mortal en este punto.
Seguí, que viajó este domingo a Tarragona junto al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, donde pudo departir con las autoridades y los participantes en las labores de rescate, envía sus condolencias a las familias de las víctimas y a todos los compañeros de viaje de los fallecidos.