Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marina recela de Selectividad y reválidas y defiende que las universidades hagan sus propias pruebas

El filósofo y experto en Educación José Antonio Marina recela tanto de la Selectividad como de las pruebas de acceso a la Universidad que las reemplazarán a partir del próximo curso y defiende que sean las propias facultades las que diseñen sus propias pruebas de acceso, garantizando así que quienes ingresen tienen las capacidades necesarias para completar sus estudios con éxito.
"El tema de reválidas que hay ahora no me gusta especialmente. Me gustaría más que se hicieran pruebas de acceso a la Universidad y que cada escuela o facultad marcara sus normas de ingreso y que por lo tanto, a una persona que ha estudiado, el mismo centro de la garantía de que su nivel es el necesario", ha explicado en declaraciones a Europa Press.
En su opinión, las universidades deberían poder decidir si estas pruebas son "más o menos difíciles porque cada uno tiene que defender la calidad de su escuela", extremo este que en España han rechazado los rectores por considerar mejor el sistema actual, con una única prueba de acceso a la universidad y notas de corte que imponen la dificultad en función de la especialidad de que se trate.
Para Marina ese sistema, como el de las reválidas, es sólo "de control" y "trastorna el proceso educativo" ya que el año en que se realizan "se interrumpe" ese proceso "porque sólo se dedica a estudiarlas", ya que se convierte en "lo único urgente".
"Lo que debemos es ir a evaluaciones pedagógicas que nos ayuden a mejorar. Evaluaciones continuas que nos digan no la situación en un momento dado sino cuál ha sido el progreso de aprendizaje de los alumnos", destaca Marina, para incidir en que lo contrario ha llevado en todo el mundo ha una "especie de obsesión por pasar pruebas" a su juicio, "contraproducente".
"Es un tema controvertido y a mi el sistema español no me gusta especialmente y en el Pacto Educativo uno de los temas tiene que ser cómo evaluamos a nuestros alumnos, a nuestros docentes, a los centros, a las universidades y todo el sistema porque eso sí, necesitamos introducir la cultura de la evaluación", ha afirmado.
En este sentido, ha incidido en que se deben realizar "pruebas muy bien pensadas y hechas a lo largo de todo el proceso educativo" que muestren "cómo ha progresado en su aprendizaje" el ya adulto desde la Primaria. Estos resultados se recogerían en lo que Marina denominó "el porfolio de aprendizaje" en el Libro Blanco de la Profesión Docente que ha propuesto al Gobierno.
"Ahora por ejemplo incluso las empresas importantes tienen poco interés en las titulaciones, lo que tienen interés es en el portfolio de aprendizaje, en saber lo que se ha aprendido y no ya tanto dónde se ha aprendido. Eso es lo que nos interesa introducir en la escuela porque nos permite saber por qué el alumno progresa, saber la velocidad, saber lo que hace que pueda desfondarse o si hay problemas dentro o fuera. Nos permite estar muy atentos al desarrollo", ha concluido.
PLATAFORMA WISE
Marina ha participado este martes en un debate organizado por la plataforma internacional WISE, impulsada por Fundación Qatar, junto a su director general, Stavros N. Yiannouka; y el director interino de la RSA de Inglaterra Joe Hallgarten; en torno al estudio "Liderazgo público creativo: ¿cómo pueden los líderes del sistema escolar crear las condiciones para un amplio sistema de innovación?".
Hallgarten, director del estudio, ha incidido en la necesidad de "superar las inútiles divisiones entre progresistas y tradicionalistas" ya que a su juicio, "es más efectivo desarrollar un hilo conductor que sirva para asegurar la equidad y el desarrollo en una serie de resultados que van a necesitar los estudiantes en las próximas décadas".
En su opinión, "los líderes deben apoyar a las escuelas para que profundicen en su misión y que estén convencidos de que la educación es la mejor esperanza de la humanidad", mientras todos los agentes involucrados, tanto en la sociedad como en las instituciones "deben ser capaces de crear plataformas colectivas, basadas en redes internacionales y donde los profesores vuelvan a liderar ese proceso de innovación que dé respuesta a los retos que está demandando la sociedad".