Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encarcelada por retransmitir en directo cómo violaban a su amiga

Encarcelada por retransmitir en directo cómo violaban a su amigaFacebook

Marina Lonina, de 19 años, ha sido condenada a nueve meses de cárcel tras llegar a un acuerdo con la fiscalía de Ohio, EEUU, por el cual se reconoce culpable de un delito de obstrucción a la justicia. La joven ha sido juzgada por grabar y retransmitir en vivo y en directo a través de internet cómo Raymond Gates, de 29 años, violaba a su amiga, de 17.

Marina Lonina, no hizo nada por ayudar a su amiga. De hecho, su única y cruel reacción fue emitir online, –en vivo y en directo a través de Periscope–, lo que estaba ocurriendo: la violación de su amiga, una menor de edad de 17 años, cuyo nombre no ha trascendido por cuestiones legales.
El suceso se remonta al pasado febrero de 2016, y el violador fue Raymond Gates, de 29 años, al que dijeron haber conocido mientras estaban de compras.
Al día siguiente, tal y como recoge Mirror, fueron a su apartamento, donde, según el fiscal, "bebieron alcohol hasta que la víctima estuvo verdaderamente borracha".
Fue entonces cuando Gates cometió el abuso sexual, mientras Lonina grababa todo con la popular aplicación de streaming, –retransmisión de vídeo–, en tiempo real.
En consecuencia, las imágenes llegaron hasta los amigos de la víctima, que inmediatamente informaron ante las autoridades de lo que estaba ocurriendo.
De este modo, tanto Lonina como Gates fueron detenidos y llevados a un juicio donde una de las incógnitas estaba en si la joven merecía el mismo castigo que él, a pesar de no haber estado involucrada –físicamente- en la violación.
De hecho, inicialmente Lonina dijo que había grabado la escena con el propósito de ayudar a la víctima, pero el propio abogado de esta contó a New York Times que mientras grababa se la podía escuchar "riéndose".
No obstante, finalmente, y tras llegar a un acuerdo con la fiscalía, se ha declarado culpable de obstrucción a la justicia.
De esta manera, la joven de 19 años ha sido condenada en Columbus, Ohio, EEUU, a nueve meses de cárcel, en lugar de los 40 a los que se enfrentaba al principio si era considerada culpable por los delitos de violación, secuestro y agresión sexual.
Por su parte, Gates, finalmente, fue sentenciado el pasado mes de octubre a nueve años de prisión por violación.