Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Marta advierte del "enorme" riesgo de fuga que conllevaría la libertad de Samuel

Antonio del Castillo, padre de Marta, en una imagen de archivo.telecinco.es
Antonio del Castillo, el padre de la joven sevillana Marta del Castillo Casanueva, advirtió del "enorme" riesgo de fuga que conllevaría dejar en libertad a Samuel Benítez, todo ello tras conocerse que deberá abandonar la cárcel dentro de tres meses una vez que cumpla el tiempo máximo de prisión provisional por el presunto delito de encubrimiento que se le imputa.
El padre de la joven puso de manifiesto que, en el caso de que Samuel quedara en libertad, "tendría muy fácil escaparse" antes de que se celebrase el juicio, ya que "hoy en día, con las fronteras abiertas, únicamente tendría que trasladarse a otro país y allí coger un avión".
En este sentido, y tras aseverar que "a lo mejor Samuel no se fuga porque no tiene un duro, aunque podría conseguir el dinero", Antonio del Castillo consideró que "lo más conveniente sería que se pidiera una prórroga para mantener a este imputado en la cárcel, por lo que menos hasta que se celebre el juicio", pues "si está en la cárcel es por algo".
"Lo estamos protegiendo en la cárcel y encima después lo dejamos salir", según prosiguió el padre de la joven presuntamente asesinada, quien criticó que, en cuestiones legislativas y de protección de víctimas, la Justicia española "hace aguas por todos sitios".
Asimismo, Antonio del Castillo puso este hecho en relación con la situación del menor conocido como 'El Cuco', para quien la Fiscalía ha solicitado una orden de alejamiento de manera que, una vez que el 16 de noviembre concluya el régimen de internamiento que pesa sobre él, no pueda acercarse a menos de 300 kilómetros de la ciudad en la que reside la familia de la víctima. "Todo lo que está pasando clama al cielo", concluyó.