Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mata a su hermana y le corta el cuello en San Javier

Eugenia Isabel Egea, de 44 años, acudía como cada día a llevar la comida a su padre, de unos 80 años y con demencia senil, y a su hermano, de 42 años, que llevaba tiempo sin trabajar y sufría problemas mentales. Eugenia no sólo se ocupaba de la alimentación. También de la limpieza y orden de la casa, según cuentan los vecinos.
El hermano supuestamente disparó dos veces a su hermana con una escopeta de caza. Le dio en la cabeza y en el hombro. Después, con la mujer ya tendida en el suelo, le cortó la garganta con un cuchillo.
El agresor huyó. El padre impotente avisó a una vecina. Cuando llegaron los servicios sanitarios no pudieron hacer nada por la mujer. "Yo estaba en la habitación y he escuchado al padre llamándome. He salido corriendo y todavía no he podido asimilar lo que he visto", ha contado la vecina al diario La Verdad de Murcia.
Horas después el presunto asesino se presentó en el cuartel de la Policía Local de Pilar de la Horadada y confesó el crimen. Ahora, el hombre está a la espera de pasar a disposición judicial.
Eugenia tenía 44 años y vivía en San Pedro del Pinatar. Estaba separada y tenía una hija, que tuvo que ser atendida por psicólogos cuando recibió la noticia.
Mientras, el vecindario seguía la escena aturdido. El pueblo apenas tiene unas decenas de habitantes y todos se conocen. Valoraban a Eugenia y a su padre. Sin embargo, no cuentan lo mismo del presunto asesino.
El cadáver de la mujer ha sido enviado al Instituto Anatómico Forense para su posterior autopsia.