Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El antiguo 'Matajudíos' denuncia ante la Guardia Civil actos vandálicos desde que pasó a llamarse Mota de Judíos

El alcalde de Castrillo Mota de Judíos, pueblo de Burgos que hasta hace unos meses se llamaba Castrillo de Matajudíos, ha interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil tras la aparición la pasada semana de unas pintadas en las señales viales que indican la entrada a la localidad. Los autores de estos actos de vandalismo sustituyeron la palabra 'mota' por 'mata', tacharon la proposición 'de' y pintaron un símbolo nazi.
"Entre las 14,00 horas del 24 de abril de 2016 y las 15,00 horas del 1 de mayo, autores desconocidos han realizado unas pintadas en los indicadores viales de la localidad de Castrillo Mota de Judíos (Burgos)", reza la denuncia, a la que ha tenido acceso Europa Press, que explica cómo los artífices modificaron algunas palabras en los carteles de ambos sentidos de la carretera BU-400 en el acceso a esta localidad para recuperar la denominación 'Castrillo Matajudíos'.
El pasado 23 de octubre, una decena de judíos, entre ellos, algunos sefardíes, autoridades y vecinos se reunieron en este municipio con motivo del cambio de nombre. Unos meses antes, en mayo de 2015, el alcalde, Lorenzo Rodríguez, convocó un referéndum para que los vecinos votaran el cambio de denominación porque consideraba que "no hacía honor a sus primeros moradores".
Algunos habitantes del pueblo, como Modesta, Manuela y Paquita contaron a Europa Press que ellas votaron 'sí' en la consulta. "¿A ti te gustaría que dijeran que en tu pueblo se mataba a gente?", preguntaba Modesta, de unos 90 años, que ahora confiesa en conversación telefónica no estar enterada de lo que ha sucedido en la localidad.
Sin embargo, otros habitantes, la mayoría de ellos mayores, están preocupados porque desde que se cambió el nombre, el pueblo ha sido objetivo de algunos actos de vandalismo, como pintadas o pegadas de carteles en la fachada del Ayuntamiento. "Iban varias veces que el pueblo aparecía empapelado. Esta vez han pintado los carteles nuevos y ya está bien. Hemos denunciado para evitar que esto pueda llegar a mayores", ha explicado el alcalde del municipio.
El regidor expone en la denuncia que consideran estos actos constitutivos de un "delito de odio y desprecio al sentimiento de un pueblo que trabaja para recuperar su pasado judío".
"Han venido al pueblo, les hemos dejado un espacio para manifestarse, que respeten ellos la decisión de nuestro pueblo", señala su alcalde, en referencia a los autores de estas infracciones. Si bien desconocen su identidad, piensan que puede tratarse de los mismos grupos que han acudido a manifestarse al pueblo con pancartas cuando ha tenido lugar algún acto en el que ha estado presente el embajador de Israel.
En cualquier caso, el alcalde ha asegurado que no se van a doblegar ante estos actos y que seguirán trabajando para recuperar su asentamiento judío y sus raíces. "Se cambian los letreros, se quitan pancartas y se limpia el mobiliario público. Vamos a seguir con la misma ilusión", subraya Rodríguez.
LOS ORÍGENES JUDÍOS
Castrillo Mota de Judíos es un pueblo de Burgos que al menos desde el siglo XI y hasta la expulsión de 1492, estuvo habitado por judíos, concretamente la Mota, la parte más alta de la población --de ahí la denominación--. Así lo demuestran las excavaciones que están llevando a cabo desde hace dos años y que han puesto al descubierto un muro hecho de tapial y adobe.
Además, la concejala de Cultura de Castilla y León, María Josefa García, anunció el pasado mes de mayo que van a abrir un nuevo sistema patrimonial en la comunidad, 'El Sefardí en Castilla y León', en el marco del cual van a trabajar con los 20 ayuntamientos que cuentan con restos arqueológicos en Castilla y León.
A esta propuesta, se suma el Centro de Interpretación de la Cultura Sefardí impulsado por el propio pueblo y que pretende mostrar a todos los peregrinos del Camino de Santiago que hagan una parada en Castrillo Mota de Judíos y a todos los visitantes el legado que dejaron estos moradores durante la Edad Media.
Asimismo, próximamente, Castrillo Mota de Judíos se hermanará con la localidad israelí Kfar Vradim, un asentamiento creado en 1984 con el objetivo de profundizar en el acercamiento y conocimiento entre el pueblo burgalés y su pasado sefardí.