Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matan a pedradas al ladrón de un salón de juegos en Málaga

Los hechos ocurrieron sobre las 23:00 horas de este miércoles en la calle Pacífico de Málaga, hasta donde se desplazaron agentes del Cuerpo Nacional de Policía tras recibir varias llamadas en las que se informaba de que había un hombre en el suelo, sangrando, víctima de una agresión por parte de unos individuos.
Fueron varios los vecinos que alertaron a la Policía. Según algunos vecinos, una niña que estudiaba en su habitación lo vio todo desde la ventana, avisó asus padres y éstos fueron de los primeros en llamar a los agentes. La pequeña sufrió una crisis de nerviosismo.

Cunado llegaron los servicios sanitarios confirmaron la muerte de M.B.R., de 37 años, como consecuencia de las lesiones causadas por uno o varios objetos contundentes, según ha informado el subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna. Durante la inspección ocular, la Policía observó que el cuerpo presentaba varias lesiones, supuestamente provocadas por el lanzamiento de varios trozos de adoquines que estaban cerca del cuerpo.
La víctima había intentado atracar un salón de juegos. Hay dos versiones de lo que ocurrió dentro del local. La primera relata que el atracador entró y amenzazó a los clientes con un cuchillo. El único empleado que quedaba a esa hora salió del aseo y despistó al ladrón que se asustó, tiró el cuchillo y huyó.
La segunda versión mantiene que el trabajador siguió al ladrón y lo obligó a marcharse. Al llegar a la puerta el camarero gritó !Al ladrón!. La calle estaba muy concurrida porque la celebración del triunfo del Barça y varias personas iniciaron una persecución.
El ladrón fue supuestamente alcanzado por dos personas, de origen marroquí, a unos 600 metros que le arrojaron los adoquines.