Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matemáticos piden más profesores en esta materia

El presidente de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), Antonio Campillo, ha pedido al nuevo Gobierno de Mariano Rajoy más profesores en Matemáticas a lo largo de todo el sistema educativo, al mismo tiempo que converja la educación española con la prevista en los estándares europeos.
"Es necesario que las instituciones públicas españolas ayuden al colectivo matemático. Son necesarios más recursos, más profesores de Matemáticas, además de buenas condiciones laborales", ha apuntado Campillo en rueda de prensa, con motivo de la celebración del centenario de la RSME, que la sociedad ha querido festejar igualmente con unos 200 actos a lo largo de 2011.
Así, apunta que en España hay un total de 3.000 matemáticos "competentes", así como 1.700 estudiantes universitarios de Matemáticas, una cifra que, según destaca, es "insuficiente" para cubrir todos los puestos de profesor que son precisos, dado que "un tercio de los licenciados se dedica a la formación escolar".
Por su parte, la presidenta de la Comisión del Centenario de la RSME, María Jesús Carro, ha subrayado que la sociedad actual se apoya cada vez más en las Matemáticas aunque ésta no lo sabe. "Este desconocimiento puede poner en peligro el propio progreso, si se traduce en falta de apoyo a la investigación matemática y a la formación en Matemáticas de los ciudadanos en todos los niveles educativos. Por eso las Matemáticas deben ser reconocidas como un bien social", agrega.
UNA AYUDA PARA SALIR DE LA CRISIS
En cualquier caso y como método para salir de la crisis, Campillo considera que las Matemáticas son "necesarias" porque aportan una capacidad de análisis de los problemas que es "independiente de los sistemas políticos" y que puede favorecer "muy buenas soluciones". También cree que la ciencia matemática es "permanente" y tiene igual valor ahora que dentro de unos años, porque lo que es "fiel" para la formación de las personas.
Por su parte, el director del Instituto Oberwlfach alemán, Gert-Martin Greuel, ha señalado que las Matemáticas no aportan la solución a la crisis pero sí pueden ayudar a prever las causas y efectos de la misma, que las decisiones finales "sean más claras". Es más, ha resaltado que las Matemáticas representan una "ciencia indispensable" para el desarrollo tecnológico, en la elaboración de aparatos electrónicos, como GPS o móviles, por ejemplo. Mientras, el matemático británico y medalla Fields y premio Abel de Matemáticas, Michael Atiyah, ha señalado que las Matemáticas forman parte de la sociedad y favorecen la formación de las futuras generaciones, además de representar una actividad internacional.
DECLARACIÓN EN EL CONGRESO
Los actos de Clausura del Centenario se prolongan hasta este martes, día 29 de noviembre en el Senado, momento en el que tendrá lugar la conferencia de Sir Michael Atiyah, titulada 'De Pitágoras a Perelman'. Posteriormente, se leerá un documento, cuyo contenido los matemáticos no han querido adelantar en su totalidad, que resume en nueve puntos cuáles son a su juicio los retos del futuro de las Matemáticas en España, entre los que figura la solicitud de ampliación del papel de esta ciencia en todos los ciclos educativos, con el objetivo de dotar a los ciudadanos de instrumentos de análisis, generación de opinión y consolidación del pensamiento propio.
Además, se destaca que las Matemáticas "no tienen el estatus que merecen" por su significado como ciencia en la sociedad actual, al mismo tiempo que es necesario un "conocimiento científico profundo" para hacer frente a los problemas acuciantes del nuevo siglo.
Esta declaración, según ha avanzado Campillo, será previsiblemente firmada, entre otras personalidades, por: el presidente del Senado, Alfredo Rojo y el del Congreso, José Bono; la Real Academia de Ciencias; el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); y por la Conferencia de Rectores de España (CRUE); la actual ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia; y el titular de Educación, Ángel Gabilondo.