Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mato: "Probablemente no lo hemos hecho todo bien y había cosas que mejorar"

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha reconocido por primera vez que en la gestión de la crisis del ébola "probablemente" no se ha "hecho todo bien" y había "muchísimas cosas que mejorar", pero ha defendido que el Gobierno actuó "desde el minuto cero" para controlar la situación y evitar nuevos contagios.
"Probablemente no hemos hecho todo bien y probablemente había muchísimas cosas que mejorar", según ha reconocido durante el turno de réplica en su intervención en la Comisión de Sanidad en el Congreso.
En su intervención ha admitido que "hay que mejorar y cambiar algunas cosas" ya que "se ha producido un suceso que no tenía por qué haberse producido", por lo que es preciso "analizar las causas y atajar la situación".
"Somos conscientes de que algo tuvo que pasar", ha reconocido Mato, para que se produjera el contagio de la auxiliar de Enfermería Teresa Romero durante la atención del misionero Manuel García Viejo.
No en vano, ha defendido que el mismo martes ya se empezaron a "reevaluar" los protocolos y que, desde entonces, España ha trabajado con "máxima transparencia, máxima garantía de seguridad y tranquilidad de los ciudadanos".
Además, ha calificado nuevamente de "desafortunadas" las declaraciones del consejero madrileño de Sanidad pero cree que "ahora toca seguir trabajando". Y "cuando termine la situación habrá que ver las responsabilidades de cada cuál", según Mato.
No obstante, ha defendido que ella está trabajando "con mucho más ahínco del que hacía antes". "En situaciones difíciles es cuando uno debe esforzarse mucho más", ha apostillado.
Por otro lado, la ministra de Sanidad cree que el problema del ébola "no será breve" y debe atajarse en África, donde han fallecido más de 4.000 personas, y ha avanzado que en la reunión que mantendrá en Bruselas este jueves con el resto de ministros europeos va a proponer mejorar la cooperación internacional y el control de fronteras.