Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mato insiste en que siguen trabajando para mejorar las infraestructuras y los recursos contra el ébola

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha defendido en el Senado que actualmente no pueden bajar la guardia ante la crisis del ébola pese a la recuperación de Teresa Romero, primera infectada fuera de África, y por ello siguen trabajando para "mejorar las infraestructuras y los recursos materiales y personales" necesarios para hacer frente posibles casos sospechosos.
Durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara Alta, la titular de Sanidad ha asegurado que siguen trabajando en abordar la enfermedad en los países de origen y en contribuir en la investigación de métodos eficaces a nivel mundial para poder acabar con el ébola.
Asimismo, ha defendido que tanto el Gobierno central como las comunidades están siendo asesorados por sociedades científicas, los profesionales sanitarios y expertos en la materia que actúan de forma independiente, gracias a los cuales ha sido posible reforzar los protocolos de actuación.
"Son los expertos los que nos permiten mejorar la formación, los que están en contacto con profesionales con otros países y son ellos los que avanzan en la investigación del ébola para buscar nuevas fórmulas de actuación y procedimientos. En definitiva, son los profesionales sanitarios, junto con los expertos, los que han guiado nuestras actuaciones", ha defendido.
Una situación que, como ha reconocido Mato, ha permitido que Romero haya superado la infección, que todos sus contactos estén libres de riesgo y "en España ahora mismo no haya un paciente con ébola".
Por su parte, el senador del PNV José María Cazalis ha destacado que, pese a que Romero ya no tiene el virus, es necesario mejorar mecanismos de reacción ante nuevos casos ya que, a su juicio, "la epidemia no ha terminado y la enfermedad puede atacar nuevamente a ciudadanos españoles".
Esta labor, según este senador, hay que hacerla "de forma crítica y sin falsas autocomplaciencias", y siendo conscientes de que en el caso de Romero "las cosas no han funcionado de forma adecuada porque se ha producido un contagio y una enorme alarma social".
Además, ha pedido responsabilidades por la revelación de datos personales de pacientes y profesionales que se debían haber mantenido en el anonimato "para evitar su estigmatización social", y ha censurado el "nefasto" tratamiento informativo que ha tenido la crisis.
"Durante una semana ha habido una ausencia de información veraz, y la actuación de los medios sin ningún tipo de autocontrol ha dado lugar a un circo mediático en el que primaba la anécdota y el morbo", ha denunciado.