Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mayuba llega a Alicante "cansada" y "muy delgada", tras 98 días retenida por su familia biológica en Tinduf

Mahdjouba Mohamed --Mayuba--, la joven de 23 años de la localidad valenciana de Genovés que ha permanecido 98 días retenida en Argelia, en los campamentos de Tinduf, por sus padres biológicos, ha llegado a Alicante "cansada" y "muy delgada".
Así lo ha indicado en declaraciones a Europa Press el alcalde de Genovés, Emilio Llopis, quien ha destacado que la joven está "bien, tranquila y serena". Llopis ha indicado que, por el momento, la familia no quiere hacer declaraciones y que se vuelven al pueblo para descansar.
Mayuba pidió a su madre biológica su pasaporte y consiguió escaparse el martes, al parecer con la ayuda de algún amigo que le trasladó posteriormente en coche a Argel. La joven telefoneó a su familia adoptiva poco después de huir del campamento para comunicarles que estaba en buen estado.
Los padres adoptivos de la joven acogieron a la chica cuando ésta tenía nueve años y consiguió la nacionalidad española. Así, Mayuba pudo estudiar en España Filología Árabe.
El pasado mes de julio la chica y su padre adoptivo decidieron ir hasta Argelia porque los padres biológicos les llamaron para que acudieran al país, ya que la abuela de la joven estaba muy enferma. Así, se presentaron allí, y tras ocho días, su padre regresó a Genovés mientras que la idea era que la chica permaneciera allí unos 20 días más.
En principio, Mayuba tenía que volver a Genovés el 18 de agosto, pero la familia recibió una llamada de los padres biológicos en la que le pidieron que le dejaran quedarse hasta el día 5 de septiembre, porque era la Fiesta del Cordero.
Los padres adoptivos accedieron, puesto que la joven también quería quedarse, pero a los días volvieron a recibir otra llamada en la que les advertían de que iban a retener a la joven. Desde entonces, sólo había podido comunicarse ocasionalmente con ella porque no la dejaban salir de Argelia.