Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos Sin Fronteras alerta del elevado número de muertes por VIH en África Subsahariana

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado, en el informe 'Esperar no es opción: prevenir y sobrevivir al VIH avanzado', presentado este martes en la Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida (IAS) sobre ciencia en VIH en París (Francia), del elevado número de muertes por VIH en África Subsahariana, a pesar de que se ha incrementado el acceso a los antirretrovirales.
De hecho, en el trabajo, la organización ha informado de que a los hospitales propios y a los que apoya en República Democrática del Congo (RDC), Guinea, Kenia y Malaui, llegan pacientes que presentan una inmunosupresión tan grave que la mortalidad entre los que han desarrollado el sida oscila entre el 30 y el 40 por ciento. Además, tres de cada diez fallecimientos tienen lugar en las primeras 48 horas.
A su juicio, las principales causas del desarrollo de la enfermedad y muerte se deben al fracaso o interrupción del tratamiento y al diagnóstico tardío que conduce a un retraso en el inicio de la terapia. Ahora bien, a diferencia de lo que sucedía principios de la década de los 2000, cuando el tratamiento disponible era escaso, en la actualidad, más del 50 por ciento de los ingresos de pacientes con sida en los hospitales de referencia apoyados por MSF ya habían comenzado la terapia antirretroviral y muchos de ellos mostraban signos clínicos de fracaso terapéutico.
"A pesar del amplio acceso a los ARV, no se ha producido el descenso previsto en los estados avanzados del VIH en los países en desarrollo. Lo diferente ahora es que la mayoría de las personas ingresadas en los hospitales ya están diagnosticadas y muchas llevan en tratamiento varios años. En Kenia, en Homa Bay, donde los ARV llevan disponibles años, la mitad de los pacientes hospitalizados con sida muestran signos de fracaso en el tratamiento. Estamos presionando para que estos pacientes pasen a un tratamiento con ARV de segunda línea más rápidamente", ha comentado el epidemiólogo de Epicentre, el centro de investigación de MSF, David Maman.
Por otra parte, en el ámbito comunitario, encuestas de población de MSF también han puesto de manifiesto que una proporción de las personas que viven con sida en comunidades de África meridional y oriental continúan excluidas del diagnóstico y la terapia. Así, alrededor del 10 por ciento de las personas que viven con VIH en distritos de Malaui, Kenia y Sudáfrica padecían sida.
DIAGNÓSTICO TARDÍOS
"La gente sigue siendo diagnosticada tarde. Necesitamos nuevas maneras de diagnosticar a quienes han sido dejados de lado. Y estas pruebas tienen que realizarse desde el principio, antes de que lleguen al hospital en condiciones a menudo fatales o mueran en casa sin recibir atención nunca. El estigma y la falta de información siguen siendo altos, lo que se traduce en un retraso en el tratamiento o en la total ausencia del mismo y de pruebas diagnósticas. Esto ilustra la necesidad de complementar el aumento de la cobertura antirretroviral a nivel comunitario con una mejor atención para quienes llevan años en tratamiento", ha manifestado el asesor VIH de MSF, Gilles van Cutsem.
Precisamente, según ha aseverado MSF, este lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado las directrices 'Enfermedad VIH avanzada, iniciación acelerada de tratamiento antirretroviral y transición a nuevos regímenes'. Si bien lo considera como un "avance positivo", MSF ha pedido la aplicación urgente de las directrices junto a la adopción de medidas adicionales para abordar la posible resistencia a los medicamentos y al fracaso del tratamiento.
"Para prevenir y tratar el sida se requieren con urgencia intervenciones claves como el rápido despliegue de estrategias de 'testar y tratar', la prueba de CD4 basales al inicio del tratamiento antirretroviral, pruebas de carga viral rutinaria, puntos de diagnóstico y atención para la tuberculosis, el tratamiento mejorado de la meningitis criptocócica, el cambio rápido a tratamiento con ARV de segunda línea para pacientes con quienes han fracasado los fármacos de primera línea, y el tratamiento pronto, eficaz y accesible de las infecciones oportunistas", ha argumentado.
Del mismo modo, la organización ha exigido modelos de atención orientados a la prevención, el tratamiento y el apoyo a los pacientes con sida y la gratuidad de la atención hospitalaria especializada.
Además, ha mostrado su preocupación por el deterioro de la situación como consecuencia del estancamiento de la respuesta mundial al VIH. Y es que, según ha recordado, los recortes previstos a partir de 2018 en la financiación de Estados Unidos al Fondo mundial para la lucha contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria, del 17 por ciento, y del Plan de emergencia del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para paliar el sida (PEPFAR), del 11 por ciento, hará que "muchos países" se enfrenten a "nuevas restricciones" de fondos.
En este sentido, MSF ha avisado de que la reducción de las partidas de financiación y la necesidad de preservar las compras de ARV harán "peligrar" las respuestas en el ámbito comunitario, incluidas las pruebas específicas y los programas de sensibilización y adhesión al tratamiento, así como las indispensables inversiones en personal sanitario, laboratorios y diagnósticos.
"Cada paciente con sida es un terrible testimonio de los retos para conseguir un acceso oportuno a la prueba y al tratamiento y para seguir el mismo sin interrupciones. Con la voluntad política mundial y la financiación para el VIH en declive, no solo corremos el riesgo de retroceder en la lucha contra el virus sino que estos pacientes que llegan a los hospitales enfermos con sida verán cómo les es arrebatada cualquier posibilidad de mejoría", ha zanjado la asesora de Políticas de Salud de MSF, Mit Philips.