Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos del Mundo desplaza un equipo a Angola para apoyar la vacunación ante la epidemia de fiebre amarilla

Médicos del Mundo ha desplazado un equipo epidemiológico hasta Angola para apoyar la vacunación frente a la fiebre amarilla ante la primera epidemia que está sufriendo este país en 30 años, que ya ha causado más de 150 muertos y 980 casos sospechosos, y reclama más fondos y recursos para evitar que el virus se extienda más.
A pesar de la campaña actual, actualmente todavía hay 4 millones de personas sin vacunar en la capital Luanda y otros 8 millones en las provincias donde la epidemia se ha extendido.
Esta organización ofrece apoyo al Ministerio de Salud angoleño reforzando la vigilancia epidemiológica para la prevención, detección y tratamiento de casos, al tiempo que ofrece formación y equipamiento al personal de vacunación local y a los centros de atención y tratamiento.
"Es imprescindible también utilizar todos los medios posibles de información social, como la televisión, las radios locales y la educación comunitaria, para trasladar a la población las claves para protegerse ante una enfermedad potencialmente mortal", ha destacado Médicos del Mundo en un comunicado.
Su intervención se prolongará durante los meses de marzo y abril, que coinciden con la temporada de lluvias, cuando hay mayor número de mosquitos y más riesgo de que se extienda esta epidemia.
De hecho, el objetivo es trabajar directamente en 10 centros de salud y alcanzar las 36.000 personas beneficiarias directas y 100.000 indirectas, ya que "un diagnóstico erróneo o tardío y un deficiente manejo inicial de los casos reducen drásticamente las posibilidades de supervivencia de las personas afectadas".
Además, defiende la necesidad de conseguir en las próximas semanas fondos para conseguir material sanitario como neveras para la conservación de las vacunas y una correcta gestión de residuos.