Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos de Urgencias creen que este tipo de alertas deben ser "lideradas" por el Gobierno

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) quiere trasmitir un mensaje de tranquilidad a la población tras la aparición de un caso de contagio por virus de ébola en España, y recuerdan que este tipo de alertas deben ser "lideradas" por el Gobierno.
"Este tipo de alertas, que no son nuevas, y que son previsibles en el futuro, deben ser lideradas de forma armónica por el Gobierno de la Nación, como responsable último de la política de Salud Pública, quedando todas las Administraciones, Instituciones, Sociedades y resto de dispositivos a su servicio", afirman.
Por otro lado, recuerdan que la formación en la atención y dotación de material en incidentes para riesgos nucleares, radiológicos, bacteriológicos y químicos NRBQ forma parte de la formación reglada de los profesionales de los Servicios de Urgencias y Emergencias, como parte fundamental de potenciales primer contacto ante casos sospechosos.
Y, por tanto, "como expertos en atención prehospitalaria, transporte sanitario, salas de coordinación de emergencias y servicios de urgencias hospitalarios, reclamamos nuestra participación científica y logística en los comités y foros de especialistas".
Asimismo, ha mostrado su "solidaridad, afecto y deseo" de recuperación a Teresa Romero, asimismo mandan un "mensaje de ánimo y reconocimiento a todas aquellas personas que en la actualidad se encuentran ingresadas en observación preventiva, entre los cuales hay varios profesionales de los Servicios de Urgencias y Emergencias".
Además, recuerdan que el contagio en España es en la actualidad extremadamente bajo, y se deben desterrar los mensajes de alarma infundados. "El hecho de que pueda aumentar o no el número de personas ingresadas en observación preventiva no debe constituir un motivo de alarma. Más bien al contrario, es garantía de disminución del riesgo de contagio a la población española, y no es en modo alguno señal de expansión del número de casos", señalan.
Por otro lado, expresa su voluntad de "exigir y contribuir" a garantizar la seguridad de los profesionales a los que corresponda atender a potenciales casos de sospecha de esta y otras alertas sanitarias, "no de forma puntual, sino reglada, como corresponde a un país desarrollado como España".