Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Médicos y enfermeros piden a Sanidad que modifique "urgentemente" los envases de fármacos equivalentes

La Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFyC), la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y Atención Primaria (FAECAP) y la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) han pedido al Ministerio de Sanidad que modifique de manera "urgente" que los envases de los fármacos que contengan un mismo principio activo tengan una apariencia común, para evitar problemas de seguridad y cumplimiento de los tratamientos.
Dentro del Manifiesto 'Si son iguales, que parezcan iguales' firmado por estas organizaciones, admiten que la prescripción por principio activo puede ser conveniente, pero advierten de que "puede significar un importante aumento del riesgo para los pacientes y en particular para los más frágiles, aquellos que padecen varias enfermedades".
"En el caso de los medicamentos, la medida debe acompañarse de la identificación inequívoca en lo envases. De lo contrario, se estará generando un elevado riesgo para la seguridad de los pacientes", asegura el doctor Fernando Palacio, coordinador del Grupo de Seguridad del Paciente de semFYC.
El objetivo es que si dos medicamentos son equivalentes el envase incluya su denominación común, que identifique con claridad dicha equivalencia. La importancia de que así conste es porque una misma prescripción puede llevar a que el paciente reciba un envase distinto cada vez que pase por la farmacia.
"Los pacientes que toman varios medicamentos tienen dificultades para controlarlos adecuadamente, incluso cuando se mantienen estables las presentaciones. Si ya se cambian continuamente, las dificultades aumentarán exponencialmente", añade.
Por este motivo, recomiendan la isoapariencia, que consistiría en que una de las caras principales del envase contenga exclusivamente el nombre de la Denominación Oficial Española del principio, la dosis y el número de dosis, en negro y sobre fondo blanco.
"Las administraciones sanitarias deben asumir urgentemente las medidas que eviten que la prescripción por DOE no signifique también un aumento incontrolable del riesgo asociado a que los afectados no puedan controlar la medicación que toman, especialmente en los pacientes polimedicados", comenta.
El Grupo de Seguridad de semFYC destaca como ejemplo el caso del omeprazol, del cual existen más de 40 presentaciones genéricas y más de 20 presentaciones con marca, todas ellas en el mismo rango de precios.
Cuando se prescriba un omeprazol, explican, el paciente puede recibir más de 60 envases diferentes. Ciertamente en 40 de ellos pondrá el nombre "omeprazol", pero en los demás pondrá nombres diferentes. En resumen, cuando se dispense este medicamento el paciente puede recibir uno de los más de 20 envases con nombres diferentes.