Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Michaela Armer, con Síndrome del acento extranjero: "Es muy frustrante despertar por la mañana y no saber cómo vas a sonar"

La historia de Michaela Armer: se despierta cada día con un acento extranjero diferenteFacebook

Michaela Armer sufre el Síndrome de acento extranjero desde el año 2015. Según la británica, esta extraña condición le afectó después de realizarse una resonancia magnética. Desde entonces, cada vez que habla lo hace con un acento diferente, francés, chino, filipino… Lo que ha hecho que sufra racismo en su propia ciudad –Lancashire (Reino Unido)- durante los dos últimos años.

Michaela Armer perdió acento británico de Lancashire –su ciudad natal, situado al noroeste de Inglaterra- durante una noche de 2015, que según cree fue provocado por una resonancia magnética.
La mujer de 47 años sufre el Síndrome de acento extranjero, una enfermedad rara, que afecta a una mínima parte de la sociedad, se produce como efecto secundario de una lesión cerebral grave como un derrame. Y, desde entonces, no sabe antes de hablar si lo hará con acento chino o italiano: "Es muy frustrante despertar por la mañana y no saber cómo vas a sonar".
Michaela ha asegurado a The Sun que desde que tiene el síndrome, ha sufrido racismo: “He sufrido racismo todo el tiempo durante los últimos dos años”.
“La primera vez que me hizo llorar fue en un supermercado en julio de 2015 y alguien dijo: ‘Esos polacos están en todas partes’”, cuenta al citado medio.
Además de este problema, la británica sufre otros síntomas como ser incapaz de caminar distancias largas y temblores diferentes, lo que ha hecho que se convierte en dependiente en una silla de ruedas. “Tuve que renunciar a mi trabajo como comerciante al por menor debido a mi enfermedad”, dice Michaela Armer.