Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miles de personas acompañan al Cautivo y a la Trinidad en su traslado en Málaga capital

Miles de personas han arropado, como cada año, a Nuestro Padre Jesús Cautivo y a María Santísima de la Trinidad por las calles de su barrio en el traslado desde la iglesia de San Pablo hasta su casa hermandad.

Antes de comenzar el traslado ha tenido lugar la tradicional misa de alba, que ha vuelto a llenar la plaza de San Pablo y que ha estado oficiada por el obispo de Málaga, Jesús Catalá.
Al finalizar la misa, se ha iniciado el traslado, en el que han sido miles los malagueños que han acompañado al Señor de Málaga y a la Virgen de la Trinidad, que procesionarán por las calles de la capital este Lunes Santo.
Entre los asistentes, una amplia presencia política, tales como el alcalde, Francisco de la Torre; el delegado de la Junta, José Luis Ruiz Espejo; el subdelegado del Gobierno, Jorge Hernández Mollar, o el presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, quien ha dado, incluso, toques de campana.
Durante el recorrido, entre saeta y saeta, piropos y 'vivas' al Cautivo y la Trinidad, los malagueños han lanzado miles de claveles rojos al paso del pequeño trono.
HOSPITAL CIVIL
Uno de los momentos más emotivos ha vuelto a ser la parada en el Hospital Civil, de la que se cumplen 25 años. Los sagrados titulares de esta cofradía, fundada en 1934 y una de las más queridas en la ciudad, han llegado a este centro poco antes de las 10.30 horas para visitar a los enfermos.
En este punto, los hombres de trono han dejado sus puestos al personal sanitario y los malagueños Diana Navarro, vestida de mantilla, y Antonio Cortés, ambos muy emocionados, han dedicado sendas saetas a Jesús Cautivo y a la Virgen de la Trinidad. Desde allí el cortejo ha retomado el camino hacia la casa hermandad.