Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ministerio de Educación cierra los comedores escolares de Ceuta en espera de un convenio con el Gobierno local

El Ministerio de Educación mantendrá cerrados los comedores escolares de Ceuta desde este miércoles y como mínimo hasta dentro de siete días, cuando se retomará la actividad lectiva tras el parón que el lunes y el martes atenderá a la celebración de la Pascua musulmana del Sacrificio, a la espera de que su Dirección Provincial y la Consejería de Asuntos Sociales del Ejecutivo local rubriquen un convenio que viabilice su apertura en régimen "social" y no escolar como mínimo hasta finales de octubre, según han avanzado algunos de los directores de los colegios que cuentan con este servicio.
La administración confía en poder elaborar en una semana las instrucciones por escrito que se le han exigido para poder contravenir la resolución dictada en agosto que cambia el régimen de gestión de los comedores, pasando la selección de beneficiarios a un sistema de concurrencia competitiva dependiente directamente de los Servicios Centrales del Ministerio sin más requisito que un nivel máximo de renta familiar.
Hasta este año académico eran los equipos directivos y profesionales de los centros los que, con su conocimiento directo del alumnado, se encargaban de elegir a los estudiantes becados, ya fuera por su situación socioeconómica o por las dificultades de sus progenitores para conciliar vida laboral y familiar.
El 20 de agosto, el Ministerio, que mantiene las competencias educativas en Ceuta y Melilla, publicó una resolución que ofrece 615 becas a cada ciudad a razón de 525 euros cada una. Durante el plazo de presentación de solicitudes, que se cerró a finales de septiembre, se han recibido "más de 1.500 peticiones", un tercio de alumnos que pueden cumplir los requisitos económicos pero están escolarizados en centros sin servicio de comedor.
Este martes concluyó el programa de apertura estival del servicio financiado con cargo a las arcas municipales, que ha venido atendiendo a más de 400 menores con necesidades desde julio.
Los directores de los colegios pidieron en agosto al Ministerio que aclarase la forma de aplicar la resolución, un "engendro" según FECCOO, y esta semana se han negado a empezar a gestionar el servicio sin instrucciones por escrito que les autoricen a dar de comer a alumnos que no tienen la consideración de becarios, como exige la Administración.
El Gobierno local que preside Juan Vivas (PP), que ya se había ofrecido a cubrir con fondos propios las carencias de la convocatoria ministerial, deberá mantener personal al frente del servicio y gestionar directamente los pedidos a los proveedores, ya que los colegios no reciben las transferencias del Estado para cubrir este gasto desde el 1 de enero.
El presidente de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAMPA) de Ceuta, Mustafa Mohamed, ha tachado este miércoles en declaraciones a Europa Press de "escandalosa" la "última prueba de la dejadez y de la nefasta gestión de la Educación Pública en Ceuta" que a su juicio supone el cierre, siquiera temporal, de los comedores.
El secretario de Política Social de la Ejecutiva Regional del PSOE, Pablo Núñez, ha anunciado en rueda de prensa que su partido presentará una iniciativa al Pleno para instar al Ejecutivo ceutí a alcanzar "cuanto antes" un acuerdo con el Ministerio "que garantice la prestación del servicio en las mejores condiciones y con la mayor extensión posible".
Además, ha pedido al departamento que dirige José Ignacio Wert que derogue la resolución con el nuevo sistema de gestión de los comedores y establezca un régimen "específico" y "ajustado a las singularidades de las ciudades autónomas".