Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monsanto cree que la Eurocámara aborda la biotecnología (transgénicos) desde una perspectiva política y no científica

La multinacional Monsanto considera que la Eurocámara está abordando la biotecnología (transgénicos) desde una perspectiva política y no científica, frente a la Comisión Europea y el Consejo, que se basan en evaluaciones según criterios científicos, como los informes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).
La respuesta de Monsanto se produce después de que este miércoles el Parlamento Europeo se haya opuesto a la decisión del Ejecutivo comunitario de permitir la importación, distribución y venta minorista de los claveles genéticamente modificados SHD-27531-4, resistentes a herbicidas sulfonilureas, para uso ornamental, y a un maíz genéticamente modificado que es resistente al glifosato, el MON-OOO21-9.
En declaraciones a Europa Press, el director de sostenibilidad de Monsanto Europa y Medio Oriente, Carlos Vicente, considera que esta decisión de la Eurocámara va en detrimento de la industria alimentaria y de los consumidores.
"Que el Parlamento solicite a la CE que se oponga es una señal de que se aborda desde una perspectiva ideológica, no científica. Las instituciones europeas deben seguir la legislación, que se soporta en criterios científicos", ha valorado al respecto.
En este sentido, ha comentado que en el caso del maíz de Monsanto se aprueba para consumo humano, animal y su importación a la Unión Europea. En su opinión, poner "vetos" a productos seguros, genera un impacto a los consumidores porque supone poner barreras al desarrollo de la ganadería de la Unión Europea que tiene que competir con la de otros lugares del mundo que sí tiene acceso a estos granos".
Así, ha insistido en que con valoraciones como la de la Eurocámara se están poniendo frenos para acceder a alimentos de modo más accesible y ha lamentado que la biotecnología se esté aplicando desde un criterio ideológico frente al científico.