Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mossos y Guardia Urbana impiden una acampada independentista en Plaza Catalunya

Agentes de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona han impedido la acampada con tiendas de campaña que un grupo de jóvenes pretendía instalar en la Plaza Catalunya para reivindicar la desobediencia a la suspensión de la consulta soberanista.
Según ha informado a Europa Press la policía autonómica, los manifestantes se han concentrado en el centro de Barcelona y sobre las 21.00 horas de este jueves han accedido a la plaza con la intención de acampar.
Después de que instalaran una veintena de tiendas en la plaza, la Guardia Urbana pidió que se retiraran ya que la ordenanza de Barcelona impide pernoctar en la calle, y tras la negativa, un dispositivo conjunto de ambos cuerpos retiró las tiendas a la 01.00 de la madrugada de este viernes.
Aún así, una cincuentena de personas han pasado la noche con cartones y sacos de dormir, tras realizar una asamblea en la que han decidido continuar en la plaza.
LA CUP PIDE EXPLICACIONES
En un comunicado este viernes, la CUP de Barcelona ha pedido explicaciones al alcalde, Xavier Trias, por la actuación de la policía, al considerar que después de haber dicho que permitiría una acampada si no se eternizaba, "la misma noche olvida estos principios para cargar contra una concentración totalmente pacífica".
La CUP ha señalado que Mossos y Guardia Urbana han atacado "indiscriminadamente" la acampada, lo que aseguran que comportó violencia gratuita contra los manifestantes y la retirada de los materiales de la protesta.
La formación ha considerado que "solo la presión popular sostenida en la calle" hará posible la consulta del 9 de noviembre, y ha instado a la Generalitat a entender que las demandas de los ciudadanos no son negociables.