Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere de un infarto tras ser detenido por siete mossos en Barcelona

De nuevo en tela de juicio la actuación policial de los Mossos en Barcelona tras la muerte de un hombre en las inmediaciones de Plaça Molina. Siete agentes procedieron a esposar al hombre que se negaba a colaborar y se mostraba "hostil" en todo momento. Una vez esposado se empezó a encontrar mal e intentaron reanimarle sin éxito. Asuntos internos ha abierto una investigación reservada para esclarecer lo sucedido.

Los agentes sostienen que el hombre mantenía una actitud exaltada, se negaba a colaborar con su identificación y "se mostraba en todo momento hostil", por eso pidieron refuerzos y procedieron a esposarlo. Al observar que no se encontraba bien, los siete agentes que han participado en el operativo han intentado reanimar al detenido, con la participación también de terceras personas, una operación que ha proseguido con la llegada del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), y aunque el hombre ha sido trasladado hasta un centro sanitario, finalmente ha fallecido.
Asuntos internos han abierto una investigación reservada para esclarecer lo sucedido y los investigadores que se han acercado hasta el lugar han analizado cómo se ha desarrollado la actuación policial, han precisado las mismas fuentes.
El detenido molestaba a clientes de una panadería
Los agentes recibían sobre las 18.22 horas del miércoles la llamada de una panadería de la zona por la presencia de un hombre de mediana edad que estaba causando molestias a los clientes, por lo que desplazaban hasta el lugar una patrulla con dos agentes.
Una vez allí, y al comprobar que el hombre mantenía una actitud exaltada, se negaba a colaborar con su identificación y "se mostraba en todo momento hostil", los agentes pedían refuerzos y procedían a esposarlo.
Al observar que no se encontraba bien, los siete agentes que participaban en el operativo intentaban reanimar al detenido, con la participación también de terceras personas, una operación que proseguía con la llegada del Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Aunque el hombre era trasladado hasta un centro sanitario, finalmente fallecía.