Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Muere uno de los ejemplares de foca gris aparecido en Pasaia (Guipúzcoa)

El Gobierno vasco recomienda no acercarse y avisar al teléfono 112 ante la presencia de cachorros de foca en playas y puertos
Uno de los jóvenes ejemplares de foca gris aparecido en la localidad guipuzcoana de Pasaia tras el temporal de la pasada semana, ha muerto este martes, según han informado fuentes del Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno vasco. El cuerpo del animal será sometido a "un análisis detallado para conocer cual era su estado sanitario".
El vicepresidente de Ambar-Sociedad para el Estudio y Conservación de la Fauna Marina/Itsas Faunaren Ikerketa eta Babeserako Elkartea, Enrique Franco, ha explicado a Europa Press que el ejemplar fallecido es la foca que había buscado refugio en el muelle de San Juan, en el que ha muerto "tumbada, como solía estar".
Pasadas las seis de la tarde, tres voluntaios de Ambar iban a tomarle las medidas corporales, comprobar su aspecto externo, hacerle varias fotografías antes de que se practique una necropsia al mamífero. Al parecer, el animal, que fuede resultar infectado en las aguas en las que se mueve, tenía "problemas en un ojo y alguna otra herida".
El resultado del análisis, que determinará si la foca ha muerto por causas naturales o si ha podido ingerir algún plástico, llevará algunos días o semanas. No obstante, es probable que no puedan determinarse las causas de la muerte.
Franco ha señalado que el otro ejemplar, que también había aparecido en los últimos días en Pasaia, y que se encontraba entre las rocas, "en principio está bien". Además, ha apuntado que en Bermeo se ha localizado otra foca y en Lekeitio ha muerto otro ejemplar que "estaba enfermo", y que había sido trasladado al centro de recuperación de Gorliz.
RECOMENDACIONES
La directora de Medio Natural del departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno vasco, Amaia Barredo, ha recomendado a quien encuentre ejemplares de foca gris en las rocas o playas de la costa vasca que no se acerque y "avise al teléfono de emergencias 112".
Según ha explicado, tras la llamada se coordinará a los profesionales encargados de su atención y rescate, "evitando la proximidad y contacto con el animal que puede ser portador de enfermedades o incluso morder a quien lo acaricia".
En un comunicado, Barredo ha recordado que estos consejos, que AMBAR-Sociedad para el Estudio y Conservación de la Fauna Marina/Itsas Faunaren Ikerketa eta Babeserako Elkartea está divulgando recomendaciones estos días sobre la foca gris (Halichoerus grypus), son extensibles a cetáceos, focas, tortugas marinas y tiburones.
En esa línea, ha señalado en las últimas jornadas "son muchos los ejemplares aparecidos tanto en la costa vasca peninsular como en la continental y probablemente corresponden a ejemplares de tres meses nacidos más allá de Bretaña".
"CACHORROS SALVAJES"
Barredo ha apuntado que su llegada a las costas vascas "puede que se deba a una mayor y puntual demografía unida a los efectos de los temporales y a otros motivos" y ha insistido en la necesidad de precaución ante su presencia, puesto que "son cachorros pero voluminosos y salvajes, asustados por su situación y pueden producir un involuntario disgusto".
"Los especialistas de Ambar están sorprendidos por el número y concentración de ejemplares de foca y todavía van a aparecer más. Al menos son ocho los ejemplares que estos días nadan por puertos y playas de Bizkaia y Guipúzcoa, y otros tantos en Lapurdi", ha calculado la directora de Medio Natural.
"Es inquietante conocer cómo la gente se acerca a estos animales para acariciarles o asustarles junto a sus hijos o con sus perros", ha afirmado Barredo, quien ha insistido en que "lo correcto es que cuando el animal no presente un cuadro complicado y parezca estar en buenas condiciones, no se moleste a la foca".
Los técnicos de Ambar se desplazan a cada puerto cuando se produce una localización y, en caso de que el animal presente complicaciones, se ponen en contacto con los guardas forales y Ertzaintza para gestionar la retirada del mismo a centros de recuperación.