Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mueren cuatro personas en el incendio de un bloque de pisos en Barcelona

Barcelona termina el año con un trágico suceso. Cuatro personas, todas de la misma familia y de origen latinoamericano, han muerto en el incendio de su edificio en la calle Castillejos, 408. Otras 11 personas están heridas de diversa consideración por inhalación de humo. Sólo una tiene quemaduras. Tres han sido atendidas en el mismo lugar de los hechos y las demás han sido trasladadas a diversos hospitales.
Los fallecidos vivían en el cuarto primero. Son la madre, sus dos hijos y la novia de uno de estos. Los cuatro han fallecido cuando intentaban huir por la escalera. Han quedado atrapados por las llamas en la cuarta planta. Todo apunta a una muerte por axfisia.
Una madre y su hija, que viven en el entresuelo donde han empezado las llamas, han podido salvarse al salir por la ventana. El incendio se ha iniciado alrededor de las cinco de la mañana probablemente por un cortocircuito. Las llamas se han extendido rápidamente por la escalera del edificio de siete plantas.
Los bomberos trabajan en el edicificio para aclarar las causas del fuego, aunque ya han dicho que parce provocado por un cortocircuito.
Los vecinos que se encuentran en bien ya han accedido al inmueble para recoger algunas de sus pertenencias.  El bloque de pisos, de siete plantas y cuatro viviendas por rellano, ha sido evacuado como medida preventiva. No hará falta derribarlo, aunque los propietarios no podrán volver hasta dentro de tres semanas.
El alcalde accidental de Barcelona, Ricard Gomá, ha dicho que si bien la estructura del edificio no quedó afectado, sí las puertas, el ascensor, y las instalaciones de luz y agua. De momento, el Ayuntamiento les facilitará hoteles para alojarse. Los primeros vecinos ya se han acogido a esta medida para esta noche. Varios vecinos han relatado las escenas de pánico que han vivido durante las tareas de extinción y evacuación del edificio. Un hombre con las manos negras por el humo ha explicado que cuando ha empezado a oler a quemado ha tapado las puertas con mantas húmedas. "El pánico que he vivido no lo he vivido nunca", ha asegurado.
Los testimonios
Al ver que era un incendio se puso a chillar para alertar al resto de vecinos, ha comentado. Lo peores momento han sido cuando una mujer le ha abierto la puerta a los Bomberos y al ver a una madre con su niño en brazos.
Uno vecino del quinto, Manuel Olabe, se enteró del incendio porque un vecino "aporreó la puerta" y que no se movió de su piso hasta que los Bomberos le dijeron que podía salir.
Un vecino del bloque de enfrente ha explicado que escuchó gritos de una pareja de jóvenes, "de cansancio y desesperación". "Ha sido terrible", ha añadido.