Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mujeres ensangrentadas protestan en Barcelona contra la caza de focas

Activistas defensores de los animales se concentraron hoy frente a la Embajada de Canadá en Madrid para exigir al gobierno de ese país norteamericano que "ponga fin a la matanza" de focas, ante el inminente inicio de la temporada de caza de esta especie.
Además, la Fundación Equanimal entregó una carta en la legación diplomática en la que expresan su solicitud a las autoridades canadienses. En la misiva lamentan que cada año en la costa atlántica del país se mata a "cientos de miles de bebés foca que no tienen absolutamente ninguna capacidad de escapar o esconderse de los cazadores" y que la mayoría de éstas no tiene "ni siquiera" cuatro semanas de edad, siendo muchas "despellejadas vivas". 
Respecto a la apertura de la veda de la caza de foca, la consejera de comunicación del Ministerio de Pesquerías y Océanos de Canadá, Marian Kwok, explicó a Europa Press que, de acuerdo a las regulaciones marinas de este país, las fechas de apertura y cierre de la caza de focas se establecen según algunos órdenes que podrían variar ligeramente el calendario cada año y cada área, para "acomodarse a las circunstancias cambiantes".
Estas variaciones dependen de los cambios en las condiciones medioambientales y biológicas. De modo que las fechas de 2010 "aún no han sido establecidas", aunque normalmente la veda en las Islas Magdalene se abre "a mediados de marzo" y la fecha en la costa noreste de las islas Newfoundland y Labrador se inicia "de primeros a mediados de abril". APOYO DE CANADA A SUS CAZADORES
No obstante, la semana pasada el ministro de Pesca y Océanos de Canadá, Gail Shea, expresó en un comunicado el apoyo expreso del Gobierno a los cazadores canadienses y a la caza tradicional. "Los cazadores canadienses, los procesadores, los artesanos y los Inuit (pueblo esquimal) producen algunos de los productos de máxima calidad en el mundo. Estoy orgulloso del récord de apoyo de nuestro gobierno en el apoyo y defensa de aquellos que dependen de esta importante industria tradicional", señaló.
Además, insistió en que para Canadá "la caza es mucho más que piel" al tiempo que aseguró que el Ejecutivo está impulsando fuertemente que la industria continúe buscando nuevas e innovadoras fórmulas para dar "el mayor uso posible a los ejemplares de estos animales cazados cada año".
Finalmente, advirtió que el Gobierno continuará luchando contra las "campañas de desinformación" que "demasiado a menudo lanzan determinados activistas de derechos de los animales", que en muchas ocasiones apelan a las emociones de los canadienses confundiéndoles sobre los hechos de la caza de focas. "El Gobierno continuará oponiéndose a estas campañas en casa y en el extranjero", apostilló.