Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Multitudinaria marcha para pedir ' o dereito a vivir en galego'

Cabecera de una de las pancartas de la manifestación. Foto: EFEtelecinco.es
Las calles del centro de Santiago de Compostela han acogido este domingo una multitudinaria marcha en defensa del gallego. Con el lema 'Queremos Galego', cien mil personas -según la organización- ha prostestado por la política lingüística de la Xunta, que consideran "el peor enemigo" de la lengua.
La marcha partió de la Alameda compostelana bajo lemas reivindicativos como 'Queremos galego', 'Pola nosa lingua nin un paso atrás', 'Aprender en galego non é delito' y 'Polo dereito de vivir en galego', para recorrer varias calles del centro, continuar por el casco viejo y concluir en la Praza da Quintana.
 La actriz Patricia Vázquez, leyó un manifiesto contra medidas del Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo como la "pretensión de derogar" el decreto del uso del gallego en la enseñanza, la "mal llamada consulta a las familias", la "supresión" de las ayudas a la traducción y la reforma de la Ley de la función pública.
A la movilización asistieron, entre otros, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño; el secretario xeral del PSdeG, Manuel Vázquez; el portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, el secretario xeral de la CIG, Suso Seixo, además de numerosos diputados y socialistas y nacionalistas, así como personalidades del mundo de la cultura gallega.
El presidente de A Mesa, Carlos Callón, en representación del colectivo 'Queremos galego', reclamó que "el señor Núñez Feijóo tome nota y escuche a la ciudadanía.
Exigimos que deje aparcada la arrogancia y la prepotencia en contra de nuestra lengua". El secretario xeral del PSdeG, Manuel Vázquez, acusó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de ser el "enemigo público número uno" de la "principal señal de identidad" de Galicia.