Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Mundial de Kitesurf, "una grave agresión" al Parque Natural del Estrecho según SEO/Birdlife

La organización para la conservación de la naturaleza y la biodiversidad en España SEO/BirdLife sostiene que el Campeonato Mundial de Kitesurf, que dará comienzo en Tarifa (Cádiz) el próximo 30 de agosto, supondrá "una grave agresión" al Parque Natural del Estrecho.
Según esta asociación, las obras derivadas de esta competición deportiva "incumplen la legislación ambiental andaluza, nacional y europea" y se están llevando a cabo "sin ningún tipo de evaluación ambiental sobre un área declarada Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)".
En una nota de prensa, SEO/BirdLife ha asegurado que el proyecto "vulnera además la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad". El área que se vería afectada "incluye el paraje de Los Lances, un hábitat de enorme fragilidad y de gran importancia para multitud de aves protegidas durante sus rutas migratorias entre Europa y África".
Sobre este espacio se prevé la construcción de 56.000 metros cuadrados de aparcamientos y 5.000 metros cuadrados destinados a servicios, además de otras infraestructuras. La organización conservacionista reclama "la paralización inmediata de las obras asociadas al proyecto".
El delegado en Andalucía de SEO/BirdLife, José Eugenio Gutiérrez, ha afirmado que el hecho de que el Mundial de Kitesurf se celebre en Tarifa es "una buena noticia", pero que el lugar elegido "no puede ser peor".
"Hay que trabajar más este tipo de decisiones y pensar al mismo tiempo en turismo y en medio ambiente, es decir, en turismo sostenible; existen alternativas que no implican la afección al espacio protegido y permiten actuaciones turísticas y deportivas sostenibles", ha recalcado, para posteriormente manifestar que "en ningún caso es admisible justificar esta agresión medioambiental con la adopción de medidas correctoras: lo primero es evaluar el impacto y después, buscar una alternativa que evite el deterioro de los valores que llevaron a esta misma administración a declarar esta zona como espacio protegido".