Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MunduBat defiende mantener la solidaridad con el pueblo saharaui pese a que "cada vez hay más inseguridad en la región"

Un cooperante con destino a Tinduf reconoce que los islamistas se están "preparando" y que "más tarde o más temprano harán algo"
El presidente de MunduBat --ONG a la que pertenece uno de los cooperantes españoles secuestrado y recientemente liberado--, Iñaki Markiegi, ha defendido que se debe mantener la solidaridad y el apoyo al pueblo saharaui, con la presencia de cooperantes en los campamentos de Tinduf, pese a que ha reconocido que "cada vez hay más inseguridad en la región".
En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Markiegi ha realizado esta reflexión con motivo de la vuelta a los campamentos de Tinduf de algunos de los cooperantes de la ONG vasca después de que el Gobierno central les repatriara por el riesgo de un posible secuestro.
Preguntado por el posible riesgo para los cooperantes, ha indicado que deben mantener la solidaridad con el pueblo saharaui y la "responsabilidad de ofrecer ese apoyo", teniendo en cuenta que los "gobiernos europeos no les han ofrecido apoyo político que necesitarían para solucionar el conflicto saharaui". "Mientras eso no ocurra, hay que seguir apoyando para que sigan aguantando en el desierto todos las presiones". ha añadido.
Markiegi ha señalado que son los primeros interesados en que haya seguridad, no sólo para los cooperantes, sino también para todo el pueblo saharaui, que suma más de 160.000 personas en diferentes campamentos. "Evidentemente, cada vez hay más inseguridad en la región".
En este sentido, ha considerado que la seguridad se consigue "solucionando los problemas y no agravándolos". "Si lo que quieren es que haya una hambruna en el pueblo saharaui, disminuirá la seguridad en la zona y habrá más tensión y, por eso, no estamos de acuerdo con esa medida política decretada para asfixiar por hambre a todos los saharauis".
En el ámbito de la seguridad, ha asegurado que están "muy atentos" y que cuentan con el compromiso de las autoridades saharauis para realizar un "esfuerzo adicional, al igual que los Gobiernos español y argelino" en este sentido. "Vamos a ver cómo vamos implementamos eso", ha manifestado.
Tras asegurar que el conflicto saharaui es un problema "político", Markiegi ha solicitado "acuerdos" entre los agentes de la zona, pero "siempre cumpliendo la legalidad internacional y asegurando la descolonización del Sáhara Occidental por parte de Marruecos".
ENRIC GONYALONS
Respecto a la situación de Enric Gonyalons, cooperante de MunduBat que fue secuestrado en los campamentos de Tinduf y liberado nueve meses después, ha indicado que se encuentra de baja, debido a que le tienen que "recomponer" la pierna, ya que recibió un tiro durante su secuestro. No obstante, ha señalado que está "muy animado y deseoso de incorporarse al trabajo y, a ser posible, en el terreno", aunque a "un lugar más tranquilo". "Su espírituo solidario sigue muy firme", ha añadido.
Uno de los cooperantes que parte hacia los campamentos de Tinduf es Jesús Martín, que ha afirmado que hay un ambiente de "expectación y alegría" porque "vamos a volver al trabajo, a estar con nuestros amigos saharauis y a seguir codo a codo la lucha con ellos".
Según ha explicado, pese a la reciente repatriación de cooperantes realizada por el Ministerio de Exteriores, la programación prevista por los cooperantes "sigue su curso y no ha variado un ápice". Sin embargo, sí ha reconocido que la situación tras la repatriación "va a ser diferente".
A su juicio, se incrementarán "en gran medida" las medidas de seguridad, y ha insistido en el "compromiso serio" adquirido por el Frente Polisario con los cooperantes, "al igual que el Gobierno argelino". "Esperamos que España se sume también a este esfuerzo para garantizar que nuestro trabajo allí sea seguro", ha señalado.
Sin embargo, el cooperante ha asegurado que, si se lleva a cabo un referendum "limpio, transparente y homologable" para el pueblo saharaui, "no sería necesario implementar las medidas de seguridad".
POSIBLES SECUESTROS
Respecto a la posibilidad de que se produzca algún secuestro, Martín ha explicado que los cooperantes que trabajan en la ONG MunduBat tienen "gran experiencia" en el terreno, ya que han trabajado en "ambientes de riesgo", como Guatemala o Palestina.
"No nos pilla de sorpresa el hecho de tener que asumir, una vez más, un riesgo, para llevar a cabo un trabajo de justicia", ha indicado, para añadir que están preparados "tanto técnica como mentalmente para afrontar esa situación".
Martín ha indicado que reciben una "capacitación" en materia de autodefensa personal a la hora de verificar "ciertos riesgos" que se pueden dar.
El cooperante ha manifestado que el islamismo está "en expansión" y los islamistas están "preparándose" con nuevos grupos y "nuevos armamentos" y, por ello, tiene "claro" que "más tarde o más temprano algo harán".
No obstante, ha añadido que ni el Gobierno español ni el argelino ni el saharaui van a poder garantizar "al 100 por cien" la seguridad de los cooperantes. Por otra parte, ha indicado que, si se hace un análisis de quién puede ser el "beneficiario" de esta situación, se ve que es "Marruecos".
Según ha indicado, la afluencia de algunas ONGs a los campamentos se va a "limitar" y la cooperación del Estado español se puede ver disminuida, lo que "para Marruecos es una ventaja". "Sospechamos que Marruecos, a través de sus servicios de inteligencia, ha intoxicado a los diferentes dirigentes del Estado español y, como consecuencia de ello, cabe la posibilidad de que todo esto haya sido un montaje programado y, al final, ha ocurrido lo que ha ocurrido", ha agregado.