Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nace la primera cría de hipopótamo pigmeo, en peligro de extinción, en el Parque de Cabárceno (Cantabria)

Se trata de una hembra y tiene un "gran valor zoológico", al ser una especie en peligro de extinción
El pasado 12 de enero nació en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno una cría de hipopótamo pigmeo. Se trata de una hembra, la primera de esta especie que nace en la instalación cántabra, y representa un nuevo "logro" del parque en lo que a reproducción de animales se refiere.
Desde el Gobierno de Cantabria se ha destacado que el nacimiento de la cría tiene un "importante valor zoológico", dado que el hipopótamo pigmeo (Cheropsis liberienses), originario de las regiones pantanosas de África occidental, se encuentra en "serio peligro de extinción".
La cría, nacida tras 197 días de gestación, es hija de la pareja de hipopótamos pigmeos que vive en Cabárceno. Un macho llamado Cleo, de 20 años, y Uma, la hembra de 17 años. Estos animales se encuentran ubicados en el recinto denominado 'Lago de San Roque', donde disfrutan de una superficie de 5.940 metros cuadrados y un lago de aproximadamente 1.000 metros cúbicos de agua.
El parque llevaba 14 años intentando conseguir una cría de esta especie, cuya reproducción en cautividad entraña "gran dificultad". De ahí que el equipo de veterinarios y responsables de Cabárceno hayan celebrado el alumbramiento.
LACTANCIA CON BIBERONES
La falta de experiencia de la madre no ha hecho posible que ésta haya podido amantar a su cría, a pesar de mostrar interés por ella. El equipo de veterinarios y cuidadores del parque tuvieron que intervenir nueve horas después del parto para retirar a la cría y proceder a los primeros cuidados y alimentación de la misma.
Aunque en un principio se intentó incorporar a la cría y ayudar a la madre a amamantar a ésta, finalmente se optó por retirarla y comenzar sus cuidados de forma artificial.
De esta forma, el animal está siendo alimentado cada tres horas con biberones realizados con leche maternizada de corderos junto con un aporte adicional de calostro para rumiantes. Su lactancia se prolongará durante tres meses hasta ser destetada.
Entre los cuidados diarios que requiere, también se le proporcionan abundantes baños en agua para mantener hidratada y sana su fina piel.