Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Navarro Vals, sobre Juan Pablo II: "Tenía la virtud de no saber perder un minuto"

El portavoz durante 22 años de Juan Pablo II, Joaquín Navarro Vals, ha destacado que el Papa polaco, que será canonizado el próximo 27 de abril junto a Juan XXIII, "tenía la virtud de no saber perder un minuto" y, al mismo tiempo, de "no tener prisa jamás".
Durante la presentación del libro 'Junto a Juan Pablo II. Los amigos & los colaboradores cuentan', que cuenta con su testimonio, Navarro Vals ha afirmado que la figura del Papa polaco se articula a partir de tres verbos "rezar, trabajar y sonreír".
Así, ha explicado que lo más reseñable de su carácter humano es que Wojtyla "era un hombre alegre" y reflejaba en lo cotidiano "una teología de la alegría". Además, Navarro Vals ha relatado que la imagen que representa con "más elocuencia" su identidad es la de "la oración".
"Ver rezar a Juan Pablo III era como asomarse a la infinidad en la que él entraba y que permitía intuir hacia donde iba su espíritu", ha agregado, al tiempo que ha comentado que aunque Juan Pablo II "nunca hablaba de su vida interior", un día hablando de la Misa afirmó que era "la necesidad más profunda" de su alma.
Durante la conferencia, el periodista y médico ha citado las palabras con las que el último dirigente de la URSS, Mijail Sergueievich Gorbachov, definía la filosofía política del Papa polaco y ha indicado que "no está mal para un agnóstico" que afirmara de Wojtyla que sus conceptos políticos "estaban fuertemente sostenidos por su espiritualidad" y que a su vez estaban "basados en su modo de pensar como siervo de la Iglesia".
El libro 'Junto a Juan Pablo II. Los amigos & los colaboradores cuentan', que recopila 21 entrevistas a personas que tuvieron la oportunidad de estar al lado de Juan Pablo II, ya está traducido al español y cuenta con el testimonio clave de Joseph Ratzinger.