Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Nawja no está dispuesta a cambiar de colegio"

La polémica se desató a principio de semana, cuando el consejo escolar del instituto Camilo José Cela de Pozuelo de Alarcón decidió que ningún alumno podía acudir a clase con gorras ni otras prendas que cubrieran la cabeza.
La Dirección del centro decidió mantener su régimen interno por lo que Nawja no podía seguir yendo al colegio con el yihab, el velo islámico. La opción que le queda es cambir de centro.
Sin embargo, "Nawja no está dispuesta a cambiar de instituto" porque, según ha explicado un portavoz de la familia, no quiere perder el curso cuando queda poco más de un mes para que finalice. La adolescente, que todavía hoy no ha acudido al centro, mantiene su decisión de volver a clase con el velo, aunque sabe que, cuando se reincorpore, es posible que la dirección del centro la aisle en una sala.
Nawja y su familia cuentan con el apoyo de varios profesores musulmanes.
"En el interior del edificio del instituto no se permitirá el uso de gorras ni de ninguna otra prenda que cubra la cabeza. La Dirección comunica que el Consejo Escolar ha dedido mantener el reglamento interno sin cambios", rezaba un comunicado hecho público por los responsables del centro.
A partir de entonces, el debate se reabrió. En todos los ámbitos se han sucedido las reacciones de apoyo y rechazo a la medida, pero no se ha conseguido adoptar una posición común al respecto.
Los políticos no se ponen de acuerdo, ya que mientras algunos como la presidenta regional, Esperanza Aguirre, se muestran a favor de que haya colegios que prohíban el uso de esta prenda islámica, otros, como el propio ministro Ángel Gabilondo consideran que lo que debe primar en estos casos es el derecho a la Educación de los menores.
Pero no sólo la clase política ha hablado sobre el caso. Vecinos, profesores y los propios alumnos también han opinado sobre un debate que parece no tener una solución fácil.
Las compañeras de Nawja se solidarizaron con la joven acudiendo a clase vistiendo el velo islámico. Sin embargo, tras tres días consecutivos entrando al centro con la cabeza cubierta, las alumnas decidieron no seguir con sus movilizaciones "por miedo" y "para evitar problemas" porque ya se estaban produciendo los primeros "roces", tal y como confirmó uno de los padres de las jóvenes.
El miércoles, la fachada del instituto amaneció con pegatinas del partido ultraderechista Democracia Nacional con el lema "no a la islamización" y con varios mensajes en contra de las mezquitas. 
La Conferencia Espiscopal, con Nawja
El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Juan Antonio Martínez Camino, ha recordado que la Constitución establece el derecho a manifestar el propio credo y ha dicho que, por tanto, es una conclusión errónea que los símbolos religiosos pertenecen al ámbito privado.
El portavoz de los obispos ha explicado en rueda de prensa que la Conferencia Episcopal no ha tratado de forma oficial este tema, en relación con la polémica suscitada en un instituto de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón que ha prohibido a una joven ir al centro con el velo islámico.
No obstante, ha insistido en que el principio general de la Constitución es que las personas e instituciones religiosas tienen derecho a manifestar las propias creencias. Para Martínez Camino es deseable que se resuelva este tema teniendo en cuenta todos los elementos implicados, "muchos y complejos".