Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nefrólogos elaboran un protocolo para el tratamiento de la poliquistosis renal autosómica dominante

La Sociedad Madrileña de Nefrología (SOMANE) ha elaborado un protocolo para el tratamiento de la poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD), con el objetivo de ayudar a los especialistas a identificar de forma "rápida" y "sencilla" la enfermedad, una iniciativa puesta en marcha a partir del lanzamiento de 'Jinarc' (tolvaptán), el primer fármaco que retrasa la progresión de la PQRAD.
"Tolvaptán está indicado para aquellos pacientes con enfermedad renal crónica (estadio 1-3 en el momento que inicien tratamiento), mayores de 18 años y considerados rápidos progresadores, es decir, que cumplan al menos uno de los que se conocen como 'criterios de rápida progresión'", ha explicado la doctora del Servicio de Nefrología del Hospital de Getafe y coautora del protocolo, Judith Martins.
En este sentido, el efecto del fármaco sobre el tamaño de los riñones es "clave" para frenar la progresión de la enfermedad, ya que el incremento del volumen renal se correlaciona de forma directa con el pronóstico y el deterioro de la función renal, es decir, a mayor volumen renal, mayor es también el deterioro del riñón y peor el pronóstico del paciente.
"La aparición de nuevas opciones terapéuticas para la poliquistosis renal es una gran noticia para pacientes y nefrólogos, ya que, hasta ahora, no existía una opción terapéutica específica para la PQRAD que lograse retrasar su progresión. Asimismo, constituye un nuevo reto para los especialistas en su abordaje", ha destacado la doctora.
"Hasta el momento la forma de abordar la patología era bastante similar en todos los casos; ahora además de tratar las posibles complicaciones asociadas a la enfermedad, el especialista deberá identificar a los pacientes candidatos a recibir tratamiento específico para la PQRAD", ha añadido.
Por todo ello, el diagnóstico precoz es "fundamental", según la especialista, "tanto para el manejo de las complicaciones renales y extrarrenales asociadas a la patología, como para el retraso de la progresión de la enfermedad en los casos en los que sea posible aplicar las nuevas opciones terapéuticas disponibles".
AFECTA A 23.000 PACIENTES
La poliquistosis renal afecta aproximadamente a 23.000 pacientes en España y, a pesar de ser desconocida, es la enfermedad renal hereditaria más frecuente y con una significativa tasa de morbimortalidad, según la SOMANE.
Entre sus principales manifestaciones extrarrenales se encuentra el desarrollo de quistes, por ejemplo, en el hígado (el órgano afectado con más frecuencia); la hipertensión arterial, afectando aproximadamente al 60 por ciento de los pacientes; y con menor prevalencia, el desarrollo de aneurismas intracraneales (8-12%).