Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Neumólogos piden al Gobierno que implante el empaquetado genérico para todos los productos de tabaco

El próximo 20 de mayo vence el plazo para trasponer a la legislación española el mandato de la vigente directiva europea del tabaco, fecha que la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) espera sea aprovechada por el Gobierno para incluir un postulado que contemple la implantación del empaquetado genérico para todos los productos de tabaco.
"Resulta crucial aprovechar este momento legislativo para que España vuelva a liderar la lucha contra el tabaquismo, un problema de salud pública de magnitud más que relevante", ha señalado la doctora Inmaculada Alfageme, presidenta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).
La normativa europea, que fija las normas aplicables a la fabricación, presentación y venta de estos productos, fue probada en el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE) en febrero del 2014 y se encuentra en vigor desde mayo del pasado año. En ella se establece que las advertencias sanitarias combinadas (imágenes y texto) deben cubrir el 65% de las caras anterior y posterior en el caso de los envases de los productos del tabaco y los productos relacionados -los cigarrillos y el tabaco de liar-.
Para SEPAR en la actualización de los requisitos sobre el etiquetado y el envasado de los productos del tabaco es "fundamental" incluir la implantación del empaquetado genérico, es decir, "que los paquetes de tabaco sean menos atractivos mediante la eliminación de publicidad, logotipos, referencias de marcas y colores de las cajetillas".
"No hay que olvidar que en el año 2016 esta medida será una realidad en Francia, Reino Unido, Hungría e Irlanda. España debería aprovechar el momento y convertirse en uno de los primeros países en llevar adelante una medida sanitaria tan relevante para la salud pública como es el empaquetado genérico", explica el doctor Carlos Jiménez, neumólogo y director del Programa de Investigación en Tabaquismo de SEPAR.
Los avisos de salud que aparecen en el empaquetado genérico son considerados más seriamente por los fumadores que los que aparecen en las cajetillas convencionales. En 2012, Australia fue el primer país a nivel mundial en implantar dicha medida. "Los resultados obtenidos de su experiencia revelan que un empaquetado sobrio estimula el abandono del cigarrillo, a la vez que contribuye significativamente en el retraso del inicio al hábito tabáquico", señalan.
REGULAR EL CIGARRILLO ELECTRÓNICO COMO UN MEDICAMENTO
Respecto a la incorporación a la regulación de los productos relacionados con el tabaquismo, como son los cigarrillos electrónicos, los neumólogos aseguran que es esencial que los cigarrillos electrónicos se regulen como medicamentos, con el objetivo de controlar su consumo.
Además, "la regulación de este dispositivo como una medicación contribuiría a que su producción y distribución se ajustasen a los estándares de calidad y seguridad requeridos para productos de uso farmacéutico".
Por otro lado, afirman que "este tipo de regulación facilitaría la investigación científica y médica de estos dispositivos. Por el momento no existen ensayos clínicos realizados con el suficiente rigor científico que demuestren que el cigarrillo electrónico es eficaz para ayudar a dejar de fumar".
"Nuestro posicionamiento es firme. Los cigarrillos electrónicos deben ser regulados como medicamentos. Esta regulación facilitaría que se evaluarán de forma científica su eficacia y seguridad para ser usados como terapia para dejar de fumar", argumenta el doctor José Ignacio de Granda, coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR.
En la Unión Europea, existen 12 países que apoyan que los cigarrillos electrónicos sean regulados como medicamentos. Además, recuerdan que numerosas instituciones científicas se han posicionado a favor de esta categorización.
"En caso que finalmente estos no sean regulados como medicamento, debería prohibirse su venta en farmacias y que su uso se equiparara a la actual legislación que regula el consumo de tabaco en nuestro país", afirma el doctor de Granda.
DEMANDAN MÁS FINANCIACIÓN PARA TRATAMIENTOS
Finalmente, desde la SEPAR afirman que otro de los aspectos que debería promover una nueva legislación es la financiación de los tratamientos del tabaquismo a través del Sistema Nacional de Salud (SNS) para los fumadores, tal y como se financian los tratamientos de cualquier enfermedad crónica.
Esta debería ser prioritaria para los pacientes fumadores que sufren EPOC y en pacientes hospitalizados. Estudios recientes demuestran que financiar el tratamiento del tabaquismo para los pacientes con EPOC supondría un ahorro de 4.258.000€ a los cinco años para el Sistema Nacional de Salud.
"Se impone la facilitación de la formación en materia de diagnóstico y tratamiento del tabaquismo a todos los profesionales sanitarios, la implantación de Unidades de Tabaquismo para facilitar el acceso al tratamiento y la financiación del tratamiento a todos los fumadores, con prioridad a aquellos con enfermedades asociadas al consumo del tabaco", concluye Jiménez.
DEMANDAN UNA NORMATIVA EFICAZ
"Deseamos colaborar con los responsables del Gobierno para la consecución de una normativa sobre los productos del tabaco y otros como el cigarrillo electrónico, que sea realmente eficaz para asegurar el mejor cumplimiento de las disposiciones del Convenio Marco para el Control del Tabaquismo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS)", Alfageme.
Es por ello, que creen decisivo aportar la mayor y mejor información científica y sanitaria pertinente sobre algunos aspectos clave para asegurar que se contribuye de forma relevante a mejorar la salud pública y dar respuesta a la globalización de la epidemia de tabaco, tal y como lo formula la propia OMS.
Alfageme afirma que "los estudios científicos avalan ya la eficacia del empaquetado genérico, la necesidad de financiar los tratamientos de cesación tabáquica, en especial para los pacientes que sufren EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) y la regulación del cigarrillo electrónico como medicamento de forma que se controle su consumo, se vigile el cumplimiento de la calidad en su producción y distribución y se facilite la investigación científica y médica sobre este dispositivo".