Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Noche de fiestas sin incidentes en Pozuelo

La localidad ha contado esta noche con un incremento de efectivos policiales, prevenidos para multar a quienes intentasen quebrantar la prohibición de beber alcohol en la calle.
El Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón ha prohibido la celebración de botellones en lo que queda de fiestas patronales y ha anunciado que se personará como acusación particular en las acciones judiciales contra los detenidos por los altercados producidos durante el pasado fin de semana cuando se registraron 20 detenidos -siete menores- y diez agentes heridos. 
El Consistorio propondrá a la Federación Madrileña de Municipios que todas las localidades madrileñas determinen un marco común que regule el botellón en los festejos patronales.
Asimismo, fuentes municipales señalaron que confían en que la calma siga esta noche en Pozuelo de Alarcón, cuando las fiestas pongan su broche final con el concierto del dúo Amaral.
La Policía, preparada
El secretario nacional de Relaciones Institucionales de CEP, Isidoro Zamorano, asegura que desde la Policía Nacional están "preparados" para que este fin de semana se desarrolle con total normalidad para lo que desplegarán un dispositivo de "personal cualificado" en orden público. "Habrá una unidad de intervención tanto de paisano como de uniforme para estar allí" y de esta forma no se vuelvan a repetir los incidentes del pasado domingo, explicó el secretario. "Están preparadas las unidades de intervención policial tanto de presencia en Pozuelo como en otros lugares, por si tienen que intervenir", añadió Zamorano.
Desde CEP transmitieron su deseo de que los disturbios del pasado domingo no se vuelvan a repetir este fin de semana "por el bien de los ciudadanos". En caso de contrario, el secretario advirtió a los jóvenes de Pozuelo que si decidían hacer caso omiso de las autoridades, la obligación de la Policía sería "retirarlos de la calle y ponerlos a disposición de la autoridad" porque estarían actuando dentro del ámbito de la "ilegalidad".